Este blog no tiene un fin económico. Rescato objetos del olvido. Escribo sobre la Ciudad, sus comercios antiguos, su historia, sobre personas que ya no están y sobre lo que dejaron. Si algún comentario mío molestara a alguien, contactarse y el comentario será eliminado.

sábado, 11 de febrero de 2017

Restaurante Chino La Pagoda (anterior a 1935 - posterior a 1942) (1)


Restaurante Chino La Pagoda

Diagonal y Florida

En la década del 40' un grupo de escritores realizó en este restaurante un acto de desagravio a Borges


En la página 103 del libro "Borges ante el fascismo" de Annick Lois dice que en el año 1942 un grupo de integrantes de la revista Sur organizaron en este restaurante chino un desagravio a Borges pues ese año no le otorgaron el Premio Nacional de Literatura por su libro "El Jardín de los senderos que se bifurcan" editado por la misma revista.  

En dicha oportunidad los premiados fueron Eduardo Acevedo Díaz por su obra Cancha Larga  y Pablo Rojas Paz por  El patio de la noche.

Este acontecimiento tuvo tanta resonancia que el número 94 de la revista Sur estuvo dedicado a lo acontecido. 

Poco tiempo después, apareció el número 76 de Nosotros.  Allí los que otorgaron el premio justificaron su decisión con palabras bastante injustas hacia la obra de Borges, decían que era "deshumanizada".  

En 1945, Borges publicó en Sur "El Aleph", donde parodia la situación bajo el título de ‘Postdata del primero de marzo de 1943’.


Se habían reunido también allí con Bioy Casares.

El mismo Bioy cuenta lo sucedido el 12 de mayo de 1956:

"Comen en casa Borges, Mauricio y Martín Müller, y Wilcock. Los Müller cuentan que Martínez Estrada está medio peronista, medio comunista: en Montevideo habló de la falta de libertad que hay ahora en Buenos Aires; de que todo anda tan mal que no le quedan dudas de que lo mejor sería que volviera Perón. Esto me recordó que, al comienzo de la Segunda Guerra, cuando Inglaterra defendía sola al mundo libre, nos reunimos en el restaurant chino La Pagoda, en Diagonal y Florida, para firmar un manifiesto en favor de los aliados. Esa mañana, los primeros en llegar fuimos Borges, Petit de Murat, Martínez Estrada y yo. Entre Borges y yo explicamos nuestro propósito. Martínez Estrada dijo que él quería hacer una salvedad o, por lo menos, un llamado a la reflexión. Nos preguntó si no habíamos pensado que tal vez hubiera alguna razón, y quizá también alguna justicia, para que unos perdieran y otros triunfaran, si no habíamos pensado que tal vez de un lado estaban la fuerza, la juventud, lo nuevo en toda su pureza, y del otro, la decadencia, la corrupción de un mundo viejo. Yo pensé que con un personaje así no se podía ni siquiera discutir y, mentalmente, lo eliminé de la posible lista de firmantes. Me equivocaba. Petit de Murat se levantó y dijo que para nosotros el asunto era más simple: «De un lado está la gente decente, del otro los hijos de puta». «Si es así —contestó Martínez Estrada, tomando un color que pasó de grisáceo a amarillento— firmo con ustedes encantado» y, ante mi asombro, subimos a las oficinas de Argentina Libre y estampó su firma en nuestro manifiesto".
.
Descanso de caminantes 
Diarios íntimos
Adolfo Bioy Casares
(Sudamericana) 

El restaurante si estuvo en la esquina pudo haber estado donde hoy está Farmacity o donde está Mostaza.


Objeto de mi colección de este restaurante

Año 1941



La casa que tomó la fotografía era Foto Comercial e Industrial ubicada en Sarmiento 2477 Buenos Aires.

No hay comentarios:

Publicar un comentario