Este blog no tiene un fin económico. Rescato objetos del olvido. Escribo sobre la Ciudad, sus comercios antiguos, su historia, sobre personas que ya no están y sobre lo que dejaron. Si algún comentario mío molestara a alguien, contactarse y el comentario será eliminado.

martes, 2 de mayo de 2017

Negocios antiguos: Restaurante El Imparcial (1860 - actualmente abierto) (1)


El Imparcial 
o La Fonda de García

Victoria y Salta (hoy Hipólito Yrigoyen 1201)








Fundado en 1860 y con varias refundaciones, el restaurante más antiguo de la ciudad.  Decorado con 
mayólicas artesanales de Benvenuto, un mural de azulejos, rejas yy pinturas al óleo, toda decoración bien española.


Bodegón gallego, nació como fonda y botillería en las cercanías de su ubicación actual, donde se servía gallina hervida y puchero de garbanzos.  La novedad era que contaba con baños, algo poco común en esa época en una casa de comidas.  Leí por ahí que porque no tenía rejas no era pulpería, no sé si eso era lo que distinguía a una pulpería. 


Historia

El restaurante fue fundado por Severino García, un emigrante español que compró en 1860 un solar en la calle Victoria por 521 pesos fuertes cuando esa calle era el centro de la Ciudad antes de que Corrientes se convirtiera en la calle primero y luego en la avenida de los teatros y las pizzerías.   Luego se mudó a Bernardo de Irigoyen e Hipólito Yrigoyen primero, para radicarse en 1933 definitivamente en la esquina de Salta e Yrigoyen.  Leí que un historiador mediático ubica la primera localización de este restaurante en la calle Alem, dato que no me consta.


Hotel Victoria y el derrumbe

Encima del restaurante estaba el viejo Hotel Victoria, que terminó siendo un inquilinato. 

El 6 de diciembre de 1965 cedió el techo de El Imparcial y se derrumbó también el hotel.

En 1969, luego de la reconstrucción del restaurante cambió la sociedad del mismo.


Tango

Hay un tango conocido llamado Gran Hotel Victoria.  Algunos dicen que el autor de la letra (Carlos Pesce) la compuso en este hotel Victoria y otros aseguran que se refiere al Gran Hotel Victoria de Córdoba. 

Con respecto al tango "Pucherito de gallina" algunos sostienen que se inspiró en El Imparcial y no es así, en la letra se nombra a otro restaurante famoso por su puchero, El Tropezón, que estaba en avenida Callao.

La grieta española le dio su nombre

En época de peleas entre antifranquistas y franquistas en la esquina de Av. de Mayo y Salta (la esquina denominada de "la hispanidad") se producían peleas.  Donde está el actual Bar Notable Iberia (que se llamaba La Toja) se reunia un grupo antifranquista. En la esquina SO de estaba El bar Español, allí se reunían los franquistas, a pocos metros de El Imparcial.  Es recordada una pelea en la que se rompieron mesas y sillas y se destruyeron los bares. En El Imparcial se prohibió durante una época hablar de política, ya su nombre.

García tampoco dejaba entrar  a “vitroleras, alternadoras, coperas ni orquestas de señoritas”. 

Los clientes son, en su mayoría,  familias que van a comer puchero mixto y paella valenciana, aún en pleno verano.  bacalao noruego y la tabla de mariscos para compartir.

Después del golpe de Estado de 1966, el presidente depuesto Arturo Illia, cliente habitual, fue reconocido por la gente  y todo el restaurante se puso de pie para aplaudirlo.  Lo más destacado para ver son las mayólicas de Benvenuto y las pinturas al óleo.

Pasaron por este restaurante Jorge Luis Borges (me inclino), Sandro (hacía recepciones en el primer piso, hoy cerrado), Mirtha Legrand entraba de la mano de Daniel Tinayre.Ricardo Bochini (me pongo de pié) y Arturo Illia.  Los mozos antiguos cuentan que Brindisi llevaba a comer acá a la Carrá.  Serrat le escribió un tema, un tango “El Imparcial”.

Después del golpe de Estado del ´66, el presidente derrocado, Arturo Illia, fue a El Imparcial. Lo reconocieron y todo el restaurante se puso de pie para aplaudirlo.

Raúl Alfonsín iba seguido, Carlos Menem, cuando paraba en el hotel El Escorial se cruzaba frecuentemente.


Fui con la familia en dos oportunidades. En la primera pedimos Puchero y realmente fue el mejor puchero que comí en mi vida, dan ganas de pedirles que te vendan ese chorizo y esa morcilla que sabés que no la vas a encontrar en otro lugar salvo que vuelvas. Volví, en esa oportunidad pedimos frutos de mar y fue una comida más.  Ir por lo que los hicieron famosos. Me queda por probar el bacalao Noruego y el pulpo español. Ampliaremos.


Objeto de mi colección





No hay comentarios:

Publicar un comentario