Este blog no tiene un fin económico. Rescato objetos del olvido. Escribo sobre la Ciudad, sus comercios antiguos, su historia, sobre personas que ya no están y sobre lo que dejaron. Si algún comentario mío molestara a alguien, contactarse y el comentario será eliminado.

jueves, 4 de mayo de 2017

43 Bar Notable Café Tortoni (1858-sigue abierto) (2)


Café Tortoni

Uno de los cafés más prestigiosos de Buenos Aires. El segundo más antiguo de la ciudad (el más antiguo es La Biela). 
Un ícono de la ciudad.  
Tuvo peluquería, un sótano. 
En él cantó Gardel y fue uno de los primeros bares que sacó sus mesas a la vereda de la ciudad.  
Arriba del café se encuentran la Academia Nacional del Tango y 
el Museo Mundial del Tango.









Avenida de Mayo 825/29 Monserrat


 Inaugurado por un inmigrante francés de apellido Touan, quien tomó el nombre del Café Tortoni de 

París, emplazado en el Boulevard des Italiens.


La fachada sobre Avenida de Mayo fue obra del arquitecto Alejandro Christophersen, destacado

 profesional de origen noruego (1866- 1946),  Realizada en 1893, con motivo de la apertura de

 Avenida de Mayo.


 Con la sanción de la Ley N° 1583 de 1884, se autorizó la apertura de la Avenida que se extendería 
desde la Plaza de Mayo hasta Entre Ríos, cortando las manzanas intermedias entre Victoria
 (hoy Hipólito Yrigoyen) y Rivadavia, transformándolas en manzanas más pequeñas.

Comenzaba la historia de la Avenida de Mayo.  Por esta razón, el Tortoni debió construir su fachada 
sobre la nueva arteria porteña.  

En 1893, un año antes de la inauguración oficial de la Avenida, el Tortoni ya mostraba su nuevo 
frente.

El nuevo propietario del Tortoni, también francés, el señor Pedro Celestino Curutchet, simpático personaje con barba-perilla y casquete de seda negra, a la manera de Anatole France, lo transformó.

Una bella marquesina de hierro y vidrio, ocupa todo el ancho del edificio, que continúa con tres pisos altos, con balcones franceses.

En el primero, funciona la Academia Nacional del Tango. En verano algunas mesas comparten la vereda con los tres plátanos.

Su arquitectura sigue como entonces. Debido a la gestión de su propietario actual Roberto Fanego, la marquesina recuperó el diseño original.

Su inspirador


 Touan le puso ese nombre en recuerdo del célebre Café Tortoni parisino, ubicado en Boulevard
des Italiens esquina Rue Taitbout, , que inició sus actividades en 1798.


Hoy Le Gramont está en la esquina parisina

El primitivo Tortoni abrió sus puertas en un local de Rivadavia 801 (Esmeralda y Rivadavia) esquina NO, donde está hoy la Plaza Arlt.  En frente, en la esquina NE estaría luego la Confitería del Gas.

En 1880 se trasladó a la acera opuesta, a Rivadavia 826..

Famoso por su chocolate con churros

El chocolate se sirve en un jarro de cobre y en los días fríos, es lo más pedido.

Las picadas son las preferidas por los turistas que hacen cola para entrar y sus especiales de lomo ya son un clásico.


La anécdota

En el fondo del salón principal, en una mesa escondida a un costado de la entrada, Carlos Gardel solía ubicarse para pasar desapercibido.

El que hizo la escultura de Borges no tiene perdón de Dios


Borges pedía Indian Tonic Cunnington junto a Julián Centeya y Carlos Mastronardi.  En tiempos en que visitaban este lugar Quinquela Martín, Alfonsina Storni, Leopoldo Marechal y otras personalidades de la época.
Lo más destacado para ver son los vitraux.



La barra, las lámparas estilo Tiffany, las esculturas de Perlotti y las vitrinas con vajilla histórica.




En el subsuelo hay una bodega, donde se dan conciertos y espectáculos de tango y jazz. 




El interior

Tiene un gran salón y tres salas más pequeñas que dan sobre Rivadavia: la Alfonsina Storni, la César Tiempo, la biblioteca sala de reuniones y el sector de billares.

La boiserie le da la calidez.  El lugar es amplio, cien mesas de roble y mármol veteado verde y blanco comparten espacio con cuatrocientos cómodos sillones y sillas, también de roble y cuero.  Completan el conjunto columnas rojas con capiteles jónicos.

Sobre el revestimiento de madera más de un centenar de pinturas, grabados y dibujos de prestigiosos artistas, entre ellos Quinquela Martín.  Bellos vitraux en el cielorraso .

En el subsuelo funciona la Bodega, sitio dedicado a conciertos, espectáculos musicales (tango y jazz), conferencias y presentaciones de libros.

Fue en esa lugar donde entre 1926 y 1943 desarrolló sus actividades la famosa Peña del Tortoni.  La Junta Directiva de La Peña, en su reunión inaugural del 25 de mayo de 1926, estaba integrada entre otros por Benito Quinquela Martín.

Fueron asiduios concurrentes César Tiempo, Ortega y Gasset, Berta Singerman, Ulises Petit de Murat, Cátulo Castillo, Julio de Caro, Xul Solar, Scalabrini Ortiz, Conrado Nalé Roxlo, Leopoldo Marechal, Pettoruti, Lola Membrives, Jorge Luis Bores, Luigi Pirandello, Federico García Lorca, Benavente, Julio Cortázar, Carlos Gardel (quien cantó Mano a Mano en el homenaje a Luigi Pirandello, reconocido dramaturgo), Quinquela Martín, Marcelo T. de Alvear y Alfonsina Storni.

Donde estaba la peluquería, hoy hay una sala de exposiciones, antes de  llegar al fondo,
donde están los billares.


Curiosidades

Siguen haciendo leche merengada, es uno de los pocos lugares en Buenos Aires donde aún se puede pedirlo.  El helado de leche merengada lo tomaban los habitantes de la Ciudad hace más de un siglo.  La leche merengada es una bebida muy típica de la cocina española a base de leche y clara de huevo, que suele endulzarse con azúcar y aromatizarse con canela. Se sirve bien fría, de tal forma que parte de la bebida esté parcialmente congelada y con una textura muy similar a la nieve. Es una bebida que se ofrece por regla general en heladerías y horchaterías en muchas ciudades españolas.





La cerveza y la sidra son tiradas directamente de los  barriles, siguiendo el método tradicional.

Objetos de mi colección


No hay comentarios:

Publicar un comentario