Este blog no tiene un fin económico. Rescato objetos del olvido. Escribo sobre la Ciudad, sus comercios antiguos, su historia, sobre personas que ya no están y sobre lo que dejaron. Si algún comentario mío molestara a alguien, contactarse y el comentario será eliminado.

miércoles, 25 de enero de 2017

10 Bar Notable Varela Varelita

Varela Varelita

Av. Scalabrini Ortíz 2102 Palermo




En la esquina de Scalabrini Ortiz y Paraguay hay, desde hace varias décadas, un café, es el Varela Varelita.  RogelioMouro, gallego, es uno de los propietarios desde hace alrededor de cuarenta años (el bar ya estaba).

El nombre del local no se debe, como muchos creen, a la orquesta Varela Varelita (famosa entre los años 1940 y 1970).  En realidad Varela era el apellido del propietario original del café, que vivía al lado, sobre Paraguay, con éste colaboraba su hijo, conocido como “Varelita”, para diferenciarlo de su progenitor. De ahí el nombre.

Héctor Libertella (1945-2006),  escritor fue una de las presencias en el Varela Varelita.

Damián Tabarovsky en su escrito Poética en el Bar contaba:
“Ya que estoy hablando sobre bares, me tomo el atrevimiento de narrar una anécdota de Héctor Libertella, que alguna vez se la escuché contar a su amigo Ricardo Strafacce.
A Libertella le gustaba el whisky. En el bar donde paraba en Palermo (el Varela Varelita) pedía siempre J&B.  Un día, haciendo uso de esas iniciales, decidió llamarlo José Bianco, en honor al escritor y eterno jefe de redacción de Sur.  Por supuesto que el nombre rápidamente mutó en Pepe Bianco, así que cada vez que quería otro trago, llamaba al mozo y le pedía `otro Pepe Bianco´.   
Al instante, los mozos comenzaron a llamarlo así, y todavía hoy, con Libertella ya muerto, cada vez que un parroquiano pide un J&B, se escucha al mozo, gritar `¡Marche un Pepe Bianco!´”

 


Libertella falleció el 7 de octubre de 2006.  El diario Página 12 dijo poco después:
“El barrio de Palermo y uno de sus bares más emblemáticos y nuestra literatura han perdido a un gran escritor de culto. Héctor Libertella murió el sábado a los 61 años. Dejó una mesa vacía en el café Varela Varelita, donde daba “cátedra” de lector de vanguardia, crítico magistral –pesimista y paradójico– y eximio conversador de jornada completa”. 

Una foto suya enmarcada sobre una columna, al lado de la mesa que ocupaba, lo recuerda.

Visitantes conocidos del café de Palermo fueron “Chacho” Álvarez, ex vicepresidente de la Alianza, Jorge Marrale, el “Puma” Goity, Osvaldo Santoro, Pablo Alabarces (prefiero que tome café a que escriba libros) y  Juan Sasturain.


Varela Varelita suele estar abierto hasta medianoche . 


Pinturas de Rasdolsky



El dibujante, ilustrador, pintor y animador francés Ange Potier (que vive en Buenos Aires desde 2006), diseñó el atractivo menú del Varela Varelita, donde aparecen dibujados varios de sus reconocidos parroquianos.


Anécdota

En el puesto de diarios que ocupa la vereda de Paraguay, trabajó Ernesto Guevara, cuando todavía no era “el Che” (vivía a la vuelta, en Aráoz y Mansilla, en el lugar ahora hay un edificio y en la planta baja una ferretería) para poder afrontar los gastos de sus estudios universitarios.



En la pared que da a Scalabrini, luce el dibujo “Vago”, tinta de Derlis Oscar Maddonni, dibujante y escritor que utilizó el pseudónimo Oliverio O. y que entre sus maestros tuvo a Castagnino y a Roberto “Cachete” González. 


Cafecito y lectura

Un café común, de barrio, antiguo, sin mucha historia como para ser notable. 


Hasta un nuevo post...

No hay comentarios:

Publicar un comentario