Este blog no tiene un fin económico. Rescato objetos del olvido. Escribo sobre la Ciudad, sus comercios antiguos, su historia, sobre personas que ya no están y sobre lo que dejaron. Si algún comentario mío molestara a alguien, contactarse y el comentario será eliminado.

sábado, 13 de mayo de 2017

Negocios antiguos: Librería de Ávila (1830-sigue abierta) ex Librería del Colegio (1)



La librería más antigua del país
1830/2016

Librería de valor patrimonial de Buenos Aires
Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, 2003





Ex Botica Marull

Én la época virreinal en el Río de la Plata. No había farmacéuticos ni farmacias.  Pero Don Francisco Salvio Marull, que llegó a Buenos Aires a principios de 1777 ubicó en la esquina de las calles Bolívar (se llama así a partir de 1857 en esos años se llamaba Santísima Trinidad) y Alsina (se llama así a partir de 1878, se llamaba San Carlos), su botica. 

A raíz de la primera invasión  inglesa y ante la organización de un ejército voluntario para la defensa de la ciudad, Marull se dirigió al comandante de armas Don Santiago de Liniers, proponiendo a la plana mayor profesionales en su especialidad.  Se fundó así el cuerpo de farmacia, y se designó a Don Narciso Marull. Boticario Mayor y en el año 1797, el Protomedicato incorpora a Don Salvio Marull para examinar a los candidatos a boticarios.  Al fallecer él se hizo cargo su viuda de tal actividad.


Esa botica fue el primer comercio que vendió libros en la ciudad y desde 1830 pasó a ser en su totalidad una librería y uno de los centros intelectuales de la ciudad.  Por lo tanto la Librería de Ávila es el único comercio de Buenos Aires que mantiene ubicación y rubro desde tiempos coloniales.

En la botica también se vendió, en 1801, el primer periódico de Buenos Aires, El Telégrafo Mercantil, Rural, Político, Económico e Historiográfico del Río de la Plata.


La Librería del Colegio

En esa esquina empezó a funcionar en 1830 la Librería del Colegio que luego cambió su nombre por el de Librería Ávila (en 1994).

Alsina 500

A lo largo de los años tuvo clientes ilustres como los presidentes Bartolomé Mitre, Domingo Sarmiento y Nicolás Avellaneda y los escritores Leopoldo Lugones, Roberto Arlt, Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares y Victoria Ocampo. Algunos de sus propietarios en el siglo XIX fueron el catalán Rafael Casagemas y el parisiense Paul Morta.


El café de Marcó

El café de Marcó empezó a funcionar el 4 de junio de 1801 en frente de la botica (en diagonal a la Iglesia).  Uno de los primeros bares que tuvo Buenos Aires. Aquí se juntaban patriotas (y masones) para elaborar estrategias para liberar el país.


Objeto de mi colección


Pin


La empresa que lo fabricó es Bastian Company Inc.  La misma funcionó entre 1895 y 2003 en Rochester, NY.  En 2003 se trasladó a California y sigue elaborando productos de prestigio.  

Por el nombre de las calles el pin es posterior a 1878. 

Y por el estilo parece de 1900


Celluloid Pin, early 1900s, reverse. Bastian Bros. Co., Rochester, NY.


En 1926, el viejo local de la librería fue demolido, y en su lugar se construyó uno nuevo de estilo ecléctico, proyectado por el arquitecto Ángel Pascual y el ingeniero Luis Migone, qie permanece en la actualidad.

Miguel Ávila -antes propietario de la librería Fray Mocho- adquirió la Librería del Colegio en 1994, y le impuso su nombre (error a mi entender), manteniendo el tradicional estilo del local y transformándolo en especializado en libros y revistas antiguos, ediciones de colección y rarezas históricas.  En el subsuelo funciona un café literario.




No hay comentarios:

Publicar un comentario