Este blog no tiene un fin económico. Rescato objetos del olvido. Escribo sobre la Ciudad, sus comercios antiguos, su historia, sobre personas que ya no están y sobre lo que dejaron. Si algún comentario mío molestara a alguien, contactarse y el comentario será eliminado.

viernes, 17 de febrero de 2017

27 Bar Notable La Perla de Once (1916-2016) (4)

LA PERLA DE ONCE
Inaugurado el 9 de julio de 1916

No existe más el bar donde se intentaba comprender y arreglar el mundo

En este bar que ya no existe más, en la década del 20', Macedonio Fernández (quien vivía en pensiones de la zona) se reunía con Borges, Marechal, Scalabrini Ortiz y otros escritores a filosofar. Luego lo visitaría Cortázar.  Más tarde, en los 60' fue lugar de reunión de los que serían los creadores del rock nacional.

Desde la marquesina, desde las fotos que se exhibían dentro del bar y desde diversas páginas que hablaban y hablan de esta confitería, se resaltaba que fue la "cuna del rock" y no se hacía hincapié en las tertulias de Macedonio.  Una pena que no se destaque más la importancia que tuvo este sitio en la vida y obra de los intelectuales que participaban en esas reuniones.

Fue declarado Sitio de Interés Cultural de la ciudad en 1994. Pese a todo cerró.

 Av. Rivadavia 2800 Balvanera

El barrio

Se denomina Once a un sector del barrio de Balvanera en honor a la fecha de la Batalla de Pavón (el 11 de septiembre de 1852).

La estación del ferrocarril Sarmiento junto con la Plaza Miserere y el Mausoleo de Rivadavia (obra del gran escultor argentino Rogelio Yrurtia), son los principales atractivos de la zona.

Tal vez en alguna época el barrio fue más lindo, hoy es un mundo de gente, una marea humana la recorre, es el paraíso de lo trucho y del arrebato, eso, sumado al tránsito, impide cualquier goce.

En la esquina noreste de Rivadavia y Pueyrredón funcionó un mercado, el edificio fue diseñado por el arquitecto Alejandro Christophersen, y en los pisos superiores (con acceso por Pueyrredón), todavía funciona el hotel Marconi.



Teatro Marconi (1903)

Foto tomada del sitio http://teatrosdebuenosairesdelsigloxviialxxi.blogspot.com.ar/2012/11/32-teatro-doria.html si molesta su publicación contactarse y la misma será removida.



El 11 de febrero de 1952 Jorge Luis Borges, en el funeral de Macedonio Fernández (1874-1952) dijo:

“La certidumbre de que el sábado, en una confitería del Once, oiríamos a Macedonio explicar qué ausencia o qué ilusión es el yo, bastaba, lo recuerdo muy bien, para justificar la semana”.

Macedonio era bastante mayor que ellos.  El atento grupo quedaba perplejo con las elucubraciones metafísicas de este personaje bohemio que los estimulaba a pensar por fuera de los cánones establecidos.


Otra cita de Borges:

“Todos los sábados, durante un tiempo que acabó midiéndose por años, nos congregaba en una confitería de la calle Jujuy la tertulia, hoy casi legendaria, de Macedonio.  A veces conversábamos hasta el alba; los temas habituales eran la filosofía y la estética. La pasión política no había devorado aún a las otras, acaso nos creíamos anarquistas individualistas…”


La Profecía 

Fue en una de esas reuniones donde los admiradores de Macedonio urdieron una novela colectiva, escrita por todos ellos, cuyo nombre era "El hombre que será presidente" donde Macedonio era el mesías que iba a solucionar todos los males.  Su trama narra la progresiva invasión de la ciudad con artefactos de mal funcionamiento para crear un malestar generalizado entre la población.  Macedonio, 'restaurador de agrados y placeres' frente a la profusión de peines-navajas, salivadores oscilantes, escaleras desparejas, solapas desmontables y cucharas de papel, ocupa la Casa Rosada en el último capítulo junto con Fernández Latour. En la última página se le revelaría a los lectores que la novela había sido escrita por el propio Macedonio, Jorge Luis Borges (que se mataba en el noveno capítulo), los hermanos Dabove y Carlos Pérez Ruiz.  Si "El hombre que será presidente" alguna vez se escribió, aunque sea en parte, no hay documento que lo demuestre.  Borges en 1961 habla del tema y da a entender que por lo menos los dos primeros capítulos habrían sido redactados.

También por La Perla pasó, hacia mediados de los años 30 el joven Julio Cortázar que iba a leer luego de sus clases en la Escuela Normal Mariano Acosta que está a pocas cuadras de allí (en Urquiza y Moreno).  En el bar escribió probablemente sus primeros cuentos.

Jorge Asís menciona a La Perla en Flores robadas en los jardines de Quilmes; Pedro Orgambide en Mercedes, los folletines y las rosas, y Ernesto Sábato en Informe sobre ciegos.


Los rockeros

En los 60 y 70' se reunieron los rockeros nacionales, autodenominados “naúfragos” y en la madrugada del 2 de mayo de 1967,  se dice que en el baño de hombres de La Perla del Once,  Ramsés VII (Tanguito) o José Alberto Iglesias y Litto Nebbia compusieron La Balsa.  La grabaron Los Gatos el 19 de junio y fue lanzada el 3 de julio de 1967. Está considerada como la canción fundadora del llamado “rock nacional” argentino. Se vendieron más de 250.000 discos, desatando en nuestro país el furor por el rock en español con su célebre comienzo: “Estoy muy solo y triste acá, en este mundo abandonado…”.

Litto Nebbia recuerdó: “En esas guitarreadas era increíble la cantidad de canciones que surgían, escritas por Javier, por Tanguito, por Moris, por mí”.

Javier Martínez, dijo: “Ahí en La Perla se cocinaban muchas cosas: componíamos canciones, aprendimos y arreglamos el mundo en charlas interminables.  De La Perla hacíamos las diecisiete cuadras hasta La Cueva*; otro día empezábamos el periplo en el Bar Moderno**, que cerraba a las once, y seguíamos por Corrientes hasta llegar a La Cueva a la una de la mañana. Y a las cuatro volvíamos a La Perla.  Era una bohemia sana, sin drogas ni alcohol (sic), con muchas ganas de vivir”.

Miguel Abuelo también fue un habitué.

La Perla del Once fue sufriendo modificaciones a través del tiempo, en cuanto a su decoración, mobiliario y dimensiones. 



Muy moderno para mi gusto, nunca me atendieron, me fui desilusionada, pero sabiendo que pisé el mismo sitio que gente muy admirada.


*La Cueva funcionó en un sótano ubicado en Av. Pueyrredón 1723, Buenos Aires. Originalmente fue el cabaret Jamaica, denominado luego El Caimán y más tarde La Cueva de Pasarotus.

** Bar Moderno fue un bar que funcionó en la calle Maipú 918 entre Paraguay y Charcas.




El cierre

Iba manejando por Pueyrredón rumbo a Jujuy y desde lejos observé que en la esquina donde debería estar La Perla había un local de La Americana.  Aunque no me gustó la no atención del bar, lo respetaba, más por Borges que por La Balsa.  Me lamenté y mi hijo dijo "mejor, me encanta La Americana".  Le conté la historia y me dio la razón.

Queremos modernizar sobre lo antiguo siendo esnte u país tan grande.  Leo a urbanistas modernistas, a formadores de arquitectos y sufro, la mayoría ve bien la modernización, en realidad está bien que sea así, ellos viven de eso, de construir.  Pero por suerte no todos pensamos lo mismo y habemos personas sentimentales.  Yo no voy a impedir nada, sólo puedo conocer lugares, leer sobre ellos,  disfrutar sus historias, aprender, salvar sus objetos si puedo, tomar fotografías y lamentar los cierres injustos.


Objeto de mi colección



Cien años... 

En frente está la pizzería Podestá, de la que hablaré en otro post.



No hay comentarios:

Publicar un comentario