Este blog no tiene un fin económico. Rescato objetos del olvido. Escribo sobre la Ciudad, sus comercios antiguos, su historia, sobre personas que ya no están y sobre lo que dejaron. Si algún comentario mío molestara a alguien, contactarse y el comentario será eliminado.

viernes, 7 de abril de 2017

37 Bar Notable Las Violetas (1884-1998 2001 hasta la actualidad) (7)


Las Violetas 

La más linda

Inaugurada el 21 de septiembre (¿casualidad que se eligiera el día del comienzo de la primavera y que tenga nombre de flor?) de 1884, es un ícono de la Ciudad.

Cerró en 1998  y reabrió en julio de 2001, sin perder su encanto y elegancia.

Declarada Área de Protección Histórica y de Interés Cultural por la Legislatura.


Av. Rivadavia 3899 esquina Medrano Almagro


Esquina Jorge Mario de Lellis



Cierre, susto y reapertura

"Cerrado por balance" decía un sorpresivo cartel que apareció pegado en sus puertas el 1° de julio de 1998.  El temor invadió a los vecinos primero y luego a los porteños cuando la noticia se difundió por los medios.

Unos días después la Legislatura de la Ciudad en su sesión del 6 de agosto de 1998 declaró a las confiterías Las Violetas y La Ideal áreas de protección histórica y de interés cultural.

Luego de casi tres años de inactividad, en julio de 2001 se produjo la reapertura de Las Violetas. Y volvió con todo el esplendor.


Historia

Sus fundadores fueron los señores Felman y Rodríguez Acal, quienes no escatimaron en gastos para su emprendimiento: eligieron apliques de bronce con cristales tallados a mano, piso granítico con un bello diseño, fina boiserie, anillos de bronce en las columnas, magníficos vitraux, mármoles rosados italianos para los mostradores, muebles traídos de París.  Aún mantiene los revestimientos originales y las luminarias del siglo pasado.  Es la más linda de las confiterías notables que permanecen abiertas.

Por la esquina, hacia el lado de la calle Medrano, se ingresa al salón de té y cafetería, con sus elegantes mesas con doble mantel.

Por Rivadavia se accede al sector de venta al público de la confitería, fiambrería y rotisería.

Por sus puertas salían elegantes señoras y señores con paquetes de masas recién elaboradas, envueltas en papel blanco con inscripciones en violeta, atados con las tradicionales cintitas de tela del mismo color, y con los pequeños cilindros de madera (por donde se los agarraba) con la inscripción "Las Violetas" grabado a fuego.


Pastelería


Su gran atracción fue y es la pastelería y la panadería: el pan dulce dicen que es muy rico.

Famosos por las canastas de Navidad, las roscas de Pascua, las empanadas de Vigilia, los florentinos, los merengues, los palos de Jacob, y los sándwiches de miga.

El té completo es muy elogiado. También ofrece un servicio de restaurante con opciones como el lomo con salsa demiglace y el cerdo agridulce.

La bandeja María Callas viene con una selección de productos artesanales: tostados, fosforitos, masas finas frutales, Selva Negra, alfajores de Maicena, chips de jamón y queso, arrolladitos de dulce de leche y budines con frutas secas.  Las tortas están muy bien decoradas.


Detalle

En Las Violetas estaba prohibido el uso de la margarina, colorantes o cualquier otro ingrediente artificial.


Anécdotas y visitantes ilustres

Aquí solía sentarse Alfonsina Storni para tomar el té y escribir en soledad (era vecina de la confitería, vivía en una pensión en Bulnes y Potosí, a cinco cuadras).

El poeta y letrista de tango Pascual Contursi y el pianista-compositor José Martinez saldaron sus deudas con Las Violetas con el tango Ivette, en el que los dueños de la confitería en ese entonces, Enrique Costa y Julio Roca, aparecen como compositores musicales.

La prueba http://www.todotango.com/musica/tema/175/Ivette/

 Roberto Arlt en el cuento Noche Terrible hace que el protagonista del cuento imagine en Las Violetas las secuelas del abandono de su prometida Julia.

En Las Violetas se filmaron escenas de varias películas, entre ellas Sol de Otoño, de Eduardo Mignona y La Mafia, de Leopoldo Torre Nilsson.


Los vitrales

Lo más hermoso para ver son los 12 vitrales franceses que forman grandes murales y cúpulas sobre las entradas al local.  El conjunto tiene alrededor de 80 metros cuadrados de superficie y es uno de los más importantes del país.  El ambiente -decorado en tonos dorados y color champagne, combinados con bordó y con sus espectaculares vitreaux- ofrece una estética que transportan a la década del 50.

Durante muchos años actuaron orquestas de señoritas en el palco especial.





Objetos de mi colección

La más bella, uno de los mejores Bares Notables

Servilletas 3

Volante




Sobre de azúcar




Almanaque

No hay comentarios:

Publicar un comentario