Este blog no tiene un fin económico. Rescato objetos del olvido. Escribo sobre la Ciudad, sus comercios antiguos, su historia, sobre personas que ya no están y sobre lo que dejaron. Si algún comentario mío molestara a alguien, contactarse y el comentario será eliminado.

jueves, 30 de marzo de 2017

Negocios antiguos: Confitería París (1895-1959 ) (3)


 Confitería París  
de Pedro Vercesi y Cía.

Confitería que por un largo tiempo gozó del favor de la sociedad porteña, obligado punto de cita a la hora vespertina, preferida por los asistentes al teatro Colón, primero, y al Coliseo Argentino después.



Foto de 1906 Marcelo T de Alvear 1205 y Libertad


Foto tomada del blog http://serdebuenosayres.blogspot.com.ar/ el administrador del blog autorizó su publicación vía mail.



Esta confitería fue mencionada en el libro La Casa del Ángel de Beatriz Guido (1954).



A ella solía ir Jorge Luis Borges y  también la escritora Alejandra Pizarnik.


Hoy en el primer piso funciona una conocida inmobiliaria y en la planta baja abrió una confitería a la llamaron Torre París en honor a la confitería que hoy me ocupa.


Durante la última Noche de los Museos 29-10-2016

Objeto de mi colección personal



Pinza terronera 


Caja de bombones 

Gracias a esta caja descubrí que tuvieron una sucursal en Mar del Plata. 




 Lata











Cuando se inauguró en 1938 funcionó allí el Normandie, un restaurante que tenía como anexo la Confitería París, sucursal de Confitería París en Buenos Aires.  La elite encontró allí un lugar de lujo para sus cenas opíparas, primero, y luego para sus reuniones de baile. 

 Máxima cercanía con el mar.

El edificio histórico
La Confitería París funcionó allí entre las décadas del 30 y del 80'

La construcción del edificio se inició en 1937

Playa Grande surgió en los años ’20, como lo hicieron varias de las playas de la ciudad: con casillas de baño, balnearios particulares y públicos de madera.

Se construyó cuando aún estaba en pie la vieja Rambla de madera Bristol. Con un estilo arquitectónico moderno, presenta líneas limpias que sugieren la forma de un buque, con sus barandas y sus líneas de proa y popa. En su origen, se presentaba como un imponente edificio blanco. Una notable iluminación lo destacaba recortado en el mar. Un barco francés llamado Le Normandie, el más grande del mundo en los años ’30, con una longitud superior a los 300 metros, era conocido como el barco de las luces. Su trayecto era Le Havre – New York. Se trataba de un trasatlántico majestuoso, con una impronta de arte y luz, estilo decó. Se estipula que quienes proyectaron el Normandie conocieron Le Normandie, y teniendo en cuenta la ubicación y las tendencias en la arquitectura de principio del siglo pasado, habrían realizado la obra inspirados en la lujosa nave que cruzaba el Océano Atlántico en poco más de tres días. 


En la década del 50' funcionó el Club deTurismo Social impuesto por Perón entre 1945 y 1956 que
expropió el lugar (pero la Confitería París al parecer siguió funcionando, ya que hasta la década del 80' encontré imágenes de eventos que se realizaba allí).

A partir de 1977 en el edificio funcionó el INIDEP (Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero).  Cuando el instituto se mudó en el año 1994 el edificio quedó abandonado y expuesto al deterioro que provoca la cercanía con el mar.

Antes de su restauración estuvo en ruinas, con riesgo de derrumbe. 

Se realizó una inversión millonaria para recuperar el edificio que ahora se llama La Normandina.

Se inauguró en 2007




Se invirtieron más de cuatro millones de dólares en el proyecto para restaurarla.  Sólo pudieron recuperar la fachada, admitió el arquitecto a cargo del proyecto.

El espacio cuenta con sector para eventos especiales, tres locales gastronómicos, un salón de exposiciones, una cafetería y una parrilla. 

El complejo está situado al nivel de la playa, a la altura de la calle Roca y aparece como uno de los extremos de la escollera que separa Playa Grande de Playa Chica. 

En el subsuelo planearon un gimnasio de última generación de 1500 metros cuadrados y ya funciona el Buda Bar, franquicia de la marca española que en 2009 tuvo Martiniano Molina. 



Me gustaría saber más sobre la confitería que estuvo en Buenos Aires y solicito a quien tenga algún dato que me lo haga llegar.

En frente de la Confitería París Buenos Aires estuvo el Restaurante El Colonial (circa 1940).


Hasta un próximo post.



No hay comentarios:

Publicar un comentario