Este blog no tiene un fin económico. Rescato objetos del olvido. Escribo sobre la Ciudad, sus comercios antiguos, su historia, sobre personas que ya no están y sobre lo que dejaron. Si algún comentario mío molestara a alguien, contactarse y el comentario será eliminado.

lunes, 20 de marzo de 2017

Corrientes y Esmeralda: "la esquina del Tango" esquina N. O. Café Guaraní (por lo menos hasta 1931)


Corrientes y Esmeralda
Esquina de bohemios, reos y cajetillas. 

La esquina N. O. 

En esta esquina hubo una Pulpería llamada‘El Guarany’, un Café Guaraní (por lo menos hasta 1931 año en que empezaron las obras de ensanche de Corrientes), una sastrería Costa Grande (antes o después de Costa Grande también un negocio tal vez del mismo rubro llamado Río Grande) y desde hace unos veinticinco años está Rigar's, un comercio de ropa masculina


En la esquina N. O. de Corrientes y Esmeralda hubo un almacén pulpería llamado ‘El Guarany’ que se convertiría en el famoso Café Guaraní, al que concurrieron numerosas figuras vinculadas al tango.

El almacén estaba sobre Corrientes donde se despachaba comestibles (entiendo que esto era una especie de bar para sentarse a comer) y sobre Esmeralda y por la esquina, estaba el despacho de bebidas, separados los sectores por una Caja vidriada.

En los estantes que daban a Corrientes se mostraban alimentos de origen español o italiano, generalmente.  La vidriera de la vuelta era una botillería.

Atraía las miradas de los menores que aún no podían entrar, un llamativo grifo de metal, con varios extremos, por donde emanaba el agua para la preparación de los ajenjos (absenta).

En el café Guaraní solían parar Gardel y Razzano que actuaban en el teatro Esmeralda (Esmeralda 445, que antes llamada Scala y, desde el 4 de mayo de 1928, Maipo), a metros de allí, donde “el mudo” estrenó en 1917 Mi noche triste de Pascual Contursi (él también fue uno de los habitués del Guaraní).  Gardel y Razzano tenían mesa reservada todas las noches después de actuar.  En El Guaraní debutó en 1927 el primer sexteto de Carlos Di Sarli.

En 1933 (cuando se demolió el Guaraní) se escribió el tango Corrientes y Esmeralda, donde se plasma la anécdota de Jorge Newbery en esa esquina.


Corrientes y Esmeralda (fragmento)

Amainaron guapos junto a tus ochavas
cuando un cajetilla los calzó de cross
y te dieron lustre las patotas bravas
allá por el año...novecientos dos....

Letra: Celedonio Flores
Música: F. Pracanico
(1933)


Desaparece El Guaraní, surgen varios edificios de oficinas, un cine (quise averiguar y no obtuve datos).

Intuyo por las imágenes que Costa Grande estuvo antes que Río Grande pero no pude corroborarlo.

La sastrería Costa Grande (tengo el dato de que en el 64 ya estaba)

Río Grande (sastrería? y lo que se ve sobre la marquesina serán balazos?)

Hoy en esa esquina está Rigar's local de ropa masculina

Tuve el placer de entrar a este negocio y de bajar al subsuelo. He leído en algún sitio que un bar tenía subsuelo y allí estaba el billar. Evidentemente no puede ser El Guaraní porque fue demolido durante la ampliación de la avenida Corrientes. 

Igualmente entré a la a tienda es divina. Tienen subsuelo y es muy lindo, me recordó las antiguas tiendas, todos los estantes de madera impecables, todo muy ordenado. Me encantan las camisas de este lugar. Recomiendo entrar y hasta comprar, la atención también es muy buena. Si bien El Guaraní estuvo pegadito o tal vez El Guaraní era tan grande que aún cuando le quitaron unos metros para su ampliación algo quedó y este bar. 

Ojalá alguien que sepa se comunique y me quite las dudas. 


Mi noche Triste

Tango 1916

Música: Samuel Castriota

Letra: Pascual Contursi

Percanta que me amuraste
en lo mejor de mi vida,
dejándome el alma herida
y espina en el corazón,
sabiendo que te quería,
que vos eras mi alegría
y mi sueño abrasador,
para mí ya no hay consuelo
y por eso me encurdelo
pa'olvidarme de tu amor.

Cuando voy a mi cotorro
y lo veo desarreglado,
todo triste, abandonado,
me dan ganas de llorar;
me detengo largo rato
campaneando tu retrato
pa poderme consolar.

Ya no hay en el bulín
aquellos lindos frasquitos
, arreglados con moñitos
todos del mismo color.
El espejo está empañado
y parece que ha llorado
por la ausencia de tu amor.

De noche, cuando me acuesto
no puedo cerrar la puerta,
porque dejándola abierta
me hago ilusión que volvés.
Siempre llevo bizcochitos
pa tomar con matecitos
como si estuvieras vos,
y si vieras la catrera
cómo se pone cabrera
cuando no nos ve a los dos.

La guitarra, en el ropero
todavía está colgada:
nadie en ella canta nada
ni hace sus cuerdas vibrar.
Y la lámpara del cuarto
también tu ausencia ha sentido
porque su luz no ha querido

mi noche triste alumbrar.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada