Este blog no tiene un fin económico. Rescato objetos del olvido. Escribo sobre la Ciudad, sus comercios antiguos, su historia, sobre personas que ya no están y sobre lo que dejaron. Si algún comentario mío molestara a alguien, contactarse y el comentario será eliminado.

viernes, 17 de febrero de 2017

Negocios Antiguos: Confitería Richmond (17/11/1917 - 2011) (6)


Confitería Richmond
Florida 468

Confitería de la clase alta y café literario.  El arquitecto que ideó la confitería Richmond fue el belga Jules Dormal (uno de los arqul Teatro Colón.

La Confitería Richmond fue una tradicional confitería de la calle Florida fundada el 17 de noviembre de 1917 y cerró en 2011.

Ocupó la planta baja del edificio diseñado por el arquitecto belga Jules Dormal, junto a la Residencia Peña (actual Sociedad Rural Argentina) y rápidamente se transformó en una de las preferidas de la clase alta porteña.

No hubo una sola Richmond, tuvo dos sucursales, una de ellas en Esmeralda y Corrientes (cuyos clientes eran estudiantes, en su mayoría) y otra en Suipacha y Corrientes (al que concurría clase media baja). Ambas cerraron hace mucho tiempo.

En 1924 comenzó a publicarse la revista Martín Fierro a cargo de un grupo de intelectuales que se identificó como el Grupo de Florida, opuesto ideológicamente al Grupo de Boedo. La Richmond fue elegida como lugar de reunión del Grupo de Florida integrado por Ricardo Güiraldes, Jorge Luis Borges, Oliverio Girondo, Pablo Rojas Paz, Leopoldo Marechal, Ernesto Palacio, Conrado Nalé Roxlo, Francisco Luis Bernardez, Córdova Iturburu y Macedonio Fernández entre otros. Horacio Quiroga también estuvo allí.

Famosa por su boiserie de roble de Eslavonia, sillas y sillones estilo Chesterfield tapizados en cuero, mesas Thonet, arañas de bronce y opalina traídas de Holanda. Decorada con cuadros, alternando madera y espejos.  También famosa por sus mesas de billar.

Se ha destacado por su menú con recetas exclusivas como la torta Richmond, el sándwich Richmond (blanco de pavita, lomo ahumado, queso gruyre, tomate y lechuga), o la ensalada Richmond (camarones, manzana, huevo duro, apio, palmitos y salsa golf) .

A mediados de 2011 sus nuevos propietarios decidieron provocar su decadencia con el objetivo de venderla. Rápidamente la Legislatura de Buenos Aires la declaró Patrimonio Cultural, impidiendo modificar el local o reformar la fachada, pero la norma sólo impedía modificaciones edilicias, no el cambio de rubro.

El domingo 14 de agosto, vaciaron el local, pintaron la vidriera de blanco para impedir la visión del interior.

El lunes 15, los empleados descubrieron el establecimiento cerrado y decidieron tomarlo para cobrar 
sus indemnizaciones.

Meses después, se denunció la desaparición del mobiliario original del local.

En agosto de 2014 abrió alli el local deportivo de la cadena Just For Sport que mantiene un pequeño café y la barra que va de la entrada hasta casi el fondo del negocio.


 Objetos de mi colección 







De Richmond Suipacha

Platito copetinero

1 comentario:

  1. Qué triste como no se cuidan estos lugares con mística y se terminan perdiendo...

    ResponderEliminar