Este blog no tiene un fin económico. Rescato objetos del olvido. Escribo sobre la Ciudad, sus comercios antiguos, su historia, sobre personas que ya no están y sobre lo que dejaron. Si algún comentario mío molestara a alguien, contactarse y el comentario será eliminado.

jueves, 16 de febrero de 2017

Cabarets: El Chantecler (1924- fines d los 50') (1)


El Chantecler
Ex Café Ambos Mundos, Café Pacho


En la década del veinte, la llamada "Guardia Vieja" impuso una nueva forma de hacer tango con músicos que salían del conservatorio.  Ellos le dieron al tango un perfil más cadencioso y elegante. La sociedad porteña aceptó la música que nació en los arrabales.

Pero Buenos Aires necesitaba un lugar de jerarquía para satisfacera a un público cada vez más exigente.  El tango era el centro de atracción en todos los reductos.  En ese contexto nació el Chantecler.

Para su inauguración convocaron a Julio De Caro, uno de los principales artífices de la nueva etapa del tango.  En esa oportunidad De Caro estrenó el tango "Buen amigo" dedicado al doctor Enrique Finochieto, amigo personal y famoso médico, quien iba a ser asiduo concurrente. Luego iba a ser la figura del lugar Juan D’Arienzo. 


El Chantecler estaba al lado del Teatro Comedia, en Paraná entre Lavalle y Av. Corrientes. Se inauguró en diciembre de 1924 y durante la década del 30' se lo llamó "Vieux Paris". 

Paraná 440 a metros de Av. Corrientes

Foto publicada por diversos sitios


Historia

Antes de ser el famoso Chantecler, a fines de la década de 1910, hubo en ese lugar un bar llamado Ambos Mundos (en Paraná 420).  En 1917 el propietario del boliche era Antonio Tapies.  Allí actuaba Juan Pacho Maglio (bandoneonista) desde 1913 con su Orquesta Típica Criolla.  Maglio unos años después compró el café que pasó a llamarse Café Pacho, pero la experiencia no resultó y volvió a dedicarse al tango.

En 1924, en el lugar donde estaba el café, más otros lotes aledaños, comenzó la construcción de un cabaret que se inauguró en diciembre de ese año y llegó a ser uno de los más famosos que tuvo Buenos Aires. 

La orquesta de Juan D'Arienzo se lució por más de un par de décadas.  El animador y relaciones públicas era Ángel Sánchez Carreño, conocido como "El Príncipe Cubano", nombre que le puso Madame Ritana o Giovanna Ritana, también llamada Jeannete, quien fue mujer de quien fuera el segundo dueño que tuvo El Chantecler.


Los dueños

El primer dueño fue el francés Charle Seguin que además era dueño del teatro Scala (luego llamado Esmeralda y más tarde Maipo), del “Pabellón de las Rosas”, del Armenonville, del Parque Japonés, del Circo Hippodrome (de Carlos Pellegrini y Corrientes),  del Cabaret Royal Pigall (luego Tabaris),d el Casino Pigall, del Palais de Glace y de dueño de diversas empresas.

Entre los números que había contratado para este establecimiento estaba un grupo de trapecistas. Entre ellos había un hombre de apellido Garesio. Esta persona se fue ganando la confianza de Seguin, colaborando en la administración de sus negocios.

Seguin ya era un hombre mayor.  Estaba bastante cómodo con la actuación de Garesio, quien terminó siendo su mano derecha. El francés no tenía herederos, al fallecer, el matrimonio quedó regenteando "El Chantecler".


Rita

Enrique Cadícamo recordó a Ritana en su poema "Cita a medianoche" con estos versos:


Madame Ritana

Envuelta en una nube de gasa voluptuosa
cruzaba la alegre sala del Chantecler, Ritana
mientras Gardel se asoma con su copa espumosa
de cliquot, en el palco de fina y roja pana.

Madame Ritana fue uno de los tantos amores de Gardel, quizás el má conflictivo, por el hecho de ser una mujer poderosa y comprometida.  Se comenta que a Gardel en 1915 casi le costó la vida.

Los espectáculos que presentaba El Chantecler siempre tuvieron calidad artística para satisfacer al público que los visitaba (figuras de la farándula, la música, políticos, intelectuales, artistas y turistas).


Ritana

Foto publicada por diversos sitios


El Príncipe Cubano

Foto publicada por Metafisica del Tango, si molesta su difusión, contactarse y será removida


Ocaso

Cerró a fines de la década del 50' y después de estar varios años sin actividad, el edificio fue demolido en 1960.

En su lugar se levantó un edificio de oficinas y una galería.  Al fondo de la misma Horacio Riego tuvo un estudio de TV llamado "RVR".  El set estaba en el mismo lugar que había estado la pista de baile del cabaret.  Un día fue Tania al estudio, miró, reconoció el lugar y dijo "los fantasmas deben salir a  bailar por las noches".


Espectáculo

En el Chantecler además de orquestas de tango actuaban magos, malabaristas, transformistas, acróbatas y todo tipo de varietés.


El salón

La sala tenía un tamaño importante con mesas donde se ubicaban los asistentes, la pista de baile, el bar y el escenario donde actuaban los artistas; rodeado todo por palcos, similares a los de los teatros.   Los palcos eran amplios, en ellos se podía comer, bailar y tener privacidad, todo se solicitaba por un teléfono interno.  Las cortinas eran de pana roja para ocultar el interior.  También había una pileta de natación climatizada, donde jóvenes bañistas realizaban juegos acuáticos. 


Gardel

En el año 32 Carlos Gardel y Leguisamo iban todas las noches al Chantecler.  Se instalaban en un palco de arriba y esperaban a que acercaran sus amigos para tomar champagne.


Cine

En 1933 D'Arienzo integraba la orquesta de Luis Visca.  Ese año por problemas familiares, Visca se retiró quedando la misma a cargo de D’Arienzo.  En algún momento el piano estuvo a cargo de Carlos Di Sarli.

El Chantecler y D'Arienzo quedaron inmortalizados en el primer largometraje sonoro argentino que fue la famosa película “Tango”, dirigida por Luis Moglia Barth de 1933.  En ella aparecen las principales figuras tangueras de la época (se puede ver en Youtube). 

D'Arienzo estuvo como figura principal durante más de 20 años, hasta su cierre a fines de los 50'.  


El Rey del Compás



Rodolfo Biagi, amigo de D'Arienzo en 1935 se incorporó a la orquesta, colaboraba en los arreglos.  Con Biagi el ritmo se hizo más marcado, acelerado y se utilizaron armonías más sencillas.  El resultado fue una música alegre, rápida, como un regreso a los tangos primitivosLa orquesta con Biaggi dejó el compás de 4 x 8 para volver al primitivo 2 x 4, marcando el compás con el piano, creador de esta modalidad.  Este cambio le significó un éxito total entre los amantes del baile que extrañaban el 2 x 4.  Angel Sánchez Carreño una noche presentó a D'Arienzo como "El Rey del Compás".
 

Artistas que se estuvieron o se lucieron en el Chantecler

Celedonio Flores, el ya mencionado Gardel fueron habitués.  Pepita Avellaneda, figura en los café y lugares de tango, permaneció en el Chantecler como encargada del guardarropas, hasta su demolición.  Roberto Rufino debutó a los16 años. Tocó Di Sarli.  En 1941 sonaba la orquesta de Miguel Zabala (Zabalita).  Héctor Varela en 1950 presentó a Rodolfo Lesica junto a Armando Laborde, luego remplazado por Argentino Ledesma.  Se lucieron también Armando Pontier y José Basso.

Al promediar la década del cincuenta el tango comenzó a declinar, muchas orquestas debieron disminuir el número de sus componentes por no poder solventar los gastos.  Algunos se convirtieron en cuartetos, otros disolvieron sus conjuntos.

Esto repercutió en los cabarets y un día cerró el Chantecler.  Tiempo después fue demolido.

Enrique Cadícamo, conmovido por el suceso compuso como homenaje el tango "Adios Chantecler" que fue grabado por Juan D'Arienzo con la voz de Jorge Valdez.


"Adios Chantecler" (E. Cadícamo)
1958

Te redujo a escombros la piqueta fría piqueta
y al pasar la noche, mirando tus ruinas
este milonguero se siente poeta
y a un tango muy triste le pone sordina.

En aquellas rojas cortinas de pana
de tus palcos altos que ahora no están
se asomaba siempre madame Ritana
Cubierta de alhajas bebiendo champan.

Entre risas alegres y chistes
siempre estaba apenada Reneé
y de verla tan linda y tan triste
fue por eso que me enamoré.

Hoy, ni ella esta más en la sala
ni tampoco entro yo al cabaret
se vinieron abajo tus galas
bullanguero y cordial Chantecler

En las noches bravas que el tango era un rito
vibraba la sala con ritmo nervioso
porque en ese entonces estaba Juancito
hallando en su orquesta su estilo famoso.

Ya no queda nada y aquello no existe...
ni tus bailarines...ni tu varieté...
Príncipe Cubano, te veo muy triste
pasar silencioso frente al Chantecler.


Objeto de mi colección

En la imagen no logra apreciarse, pero grabado lleva el nombre Chantecler


1 comentario:

  1. Excelente nota, una consulta toco Troilo en el Chantecler?

    ResponderEliminar