Este blog no tiene un fin económico. Rescato objetos del olvido. Escribo sobre la Ciudad, sus comercios antiguos, su historia, sobre personas que ya no están y sobre lo que dejaron. Si algún comentario mío molestara a alguien, contactarse y el comentario será eliminado.

viernes, 14 de abril de 2017

Negocios antiguos: Ladrillos San Isidro (1870) (1)


Antiguo ladrillo de la fábrica San Isidro
Para algunos fue la primer fábrica industrial de ladrillos en Sudamérica

Objeto de mi colección

 En Argentina hasta 1863 los ladrillos hechos con máquinas se importaban de Londres.  En ese año comenzaron a producirse en Rosario los primeros ladrillos realizados con máquinas.

En 1870, en tierras que pertenecieron a la familia Ruíz Guiñazú y que poseía Obras Sanitarias de la Nación en la localidad de San Isidro, se instaló la Fábrica Nacional de Ladrillos.  

La fábrica ocupaba desde la avenida Centenario hasta la actual Villa La Cava  y desde Int. Neyer hasta Int. Tomkinson.. 

En ese predio la empresa estatal almacenaba cloro y el azufre.  Allí funcionaron luego los hornos de barro para la elaboración de los ladrillos. 


Producían ladrillos de molde que llevaban impreso “S. Isidro”.


El piso de la plaza de Barrancas de Belgrano, una de las veredas del Solar de la Abadía, algunas construcciones antiguas, como las de San Telmo y edificios de Puerto Madero cuentan con estos ladrillos.

John Richard Smith fue un ingeniero inglés que instaló la fábrica de ladrillos San Isidro en el siglo XIX.  Según otra versión la fábrica la estableció el Capitán británico P. Rampsay en 1871.

El material era extraído del actual barrio La Cava (la villa se llama así porque de ahí sacaban la tierra para los ladrillos y quedaron pozos gigantes) y desde allí era transportado por zorras hasta la fábrica. Las locomotoras y las máquinas para fabricar los ladrillos eran a vapor.  La arcilla era prensada, eso le daba un aspecto cerámico y una dureza superior.

En Centenario y Tomkinson existía una desvío del ferrocarril para transportar los ladrillos, el azufre y otros materiales desde y hacia la fábrica. 

Fue adquirida por el Estado Nacional para proveer material a los planes de obras del gobierno ya que por contrato de 1874 el Estado debía proveer ladrillos para las obras de desagüe.

Las instalaciones ocupaban 129 hectáreas, contrataba a cientos de obreros locales y tenía una capacidad de producción anual de cinco millones de ladrillos. Luego amplió el terreno afectado a la fabricación y se construyeron tres hornos Hoffman y un secadero.

1879 fue un año especial, las campañas políticas ocupaban un espacio importante ya que al año siguiente se iban a realizar elecciones presidenciales.  A cargo de la presidencia de la Nación estaba Nicolás Avellaneda quien había elegido como candidato a sucederlo a Roca.  Mitre tenía como candidato a Carlos Tejedor.

San Isidro era un importante zona mitrista, el gobierno decidió instalar tropas en el partido. Por tal motivo el Ejército eligió la Fábrica Nacional de Ladrillos, para acampar. 

En 1880 se produjo una revolución que terminó con Roca presidente y la federalización de Buenos Aires entre otras cosas.

Con la ley de la Capital de 1880 la nueva capital iba a necesitar más ladrillos para la obra pública y la fábrica de ladrillos de San Isidro pasó a la órbita municipal. 

En 1888 fue transferida a una empresa arrendataria para obras de salubridad y en 1893 volvió al control del gobierno, que amplió la producción anual a 175 millones de ladrillos.


2 comentarios: