Este blog no tiene un fin económico. Rescato objetos del olvido. Escribo sobre la Ciudad, sus comercios antiguos, su historia, sobre personas que ya no están y sobre lo que dejaron. Si algún comentario mío molestara a alguien, contactarse y el comentario será eliminado.

sábado, 16 de abril de 2016

14 Bar Notable Café Don Juan (20')


Café Don Juan
 Bar Notable


Camarones 2702 Villa Santa Rita


En la esquina de Camarones y Condarco está el Café Don Juan.



Villa Santa Rita es un barrio porteño que debe su nombre a Santa Rita de Cascia, patrona de los imposibles.  El barrio tiene como límites las avenidas Gaona, Joaquín V. González, Álvarez Jonte y Condarco.

La iglesia que le dio nombre a la zona está en Camarones 3443.  Finalizada en 1943 por el arquitecto Juan Bautista Negri y decorada con murales del artista italiano Arquímedes Vitali.

La avenida Nazca es el eje central y comercial del barrio.  Por ella alguna vez transitaron los tranvías 83 y 84 que unían Villa del Parque con Flores y  Constitución.  En la esquina de Nazca y García había un mercado y los tranvías doblaban a la izquierda por García rumbo al estacionamiento.


Fábrica de Cigarrillos Particulares 


En el barrio estuvo la Fábrica de Cigarrillos Particulares.  Su nombre se debía a que los cigarrillos los hacían por encargo.

Virginio F. Grego el 1 de julio de 1922 fundó “Manufacturera de Tabacos Particulares”.  Preparaba los cigarrillos a mano con su hermano Angel y su amigo Enrique Ghiozzi en un pequeño local en Provincias Unidas 2902 (hoy Juan Bautista Alberdi, la avenida llevó aquel nombre entre 1893-1919). En ese lugar hay un local de Muros Propiedades. Contaba en ese entonces con un par de máquinas de elaboración manual, que producían dos cigarrillos por vez.  Fue un éxito aún durante la crisis del 30, por lo que la fábrica debió mudarse varias veces.

Después de unos años inauguró el establecimiento que ocupaba la manzana comprendida entre las calles Monte Dinero (hoy Belaustegui), Condarco, Terrada, y Deseado (hoy Remedios de Escalada de San Martín).   Actualmente en esa manzana hay un complejo de edificios.



Esta fábrica estaba equipada con máquinas modernas.  Poseía guardería para los hijos de las trabajadoras, consultorio médico, biblioteca y salas de reuniones.  Muchos vecinos encontraron trabajo en esa fábrica.

La guardería era una modernidad perp debió cerrarse porque el polvo del tabaco perjudicaba a los bebés.  A raíz de eso la empresa empezó a dar dos años de licencia con goce de sueldo a cada empleada que tuviera un hijo.

Finalmente alrededor de 1990 la marca fue vendida.

Otra empresa de la zona fue Georgalos Hnos.



Hombre de la esquina rosada

Jorge Luis Borges nombra al barrio en “Hombre de la esquina rosada” que el autor dedicó al escritor, poeta y periodista uruguayo Enrique Amorim.

En el cuento Borges relata que el “salón de Julia”, en el Barrio Santa Rita, era un lugar donde se bebía, bailaba, alternaba con prostitutas y había duelos de cuchilleros.  Una historia de principios de siglo que pintaba la realidad de ese barrio porteño, que en ese entonces, era una zona rural en los suburbios de la ciudad.


Hay un pasaje: el pasaje Guillermo Enrique Granville


Se extiende entre Julio S. Dantas 3271 y Álvarez Jonte 3270. Adquirió su nombre en 1944.  En principio fue llamado Normandía y luego La Puñalada.


Cuartito Azul

En Terrada 2410, cerca del Café, vivió un tiempo Mariano Mores, en una habitación que por falta de recursos pintaba utilizando Azul Brasso (blanqueador de ropa) y se inspiró para componer su conocido tango Cuartito Azul estrenado en 1939.


Alrededor de 1937 Mariano Mores se mudó aquí para estar cerca de su novia Myrna, quien sería luego su esposa. 

La habitación estaba pintada de azul pero cada quince días se descascaraba y entonces él, la volvía a pintar con cal y azul para la ropa. 

Ahí se inspiró en componer “Cuartito azul”, uno de sus grandes éxitos.


La propiedad fue comprada años atrás por una admiradora del tango y de Mores. 




Restauró el cuarto y fomentó un homenaje.


El bar


Fue construido en los años '20 y ocupa la planta baja de un edificio de dos pisos. 

El escultor Horacio Juárez (padre del pianista y compositor Manolo Juárez) tuvo su taller sobre Camarones, a media cuadra de Don Juan.  Lino Spilimbergo, muy amigo Horacio, cuando lo visitaba pasaba por Don Juan, dicen.

Alejandro Barral y Teresa de Rigo fueron sus propietarios.  




Boiserie, barra de estaño, piso en damero, sillas vienesas y amplias ventanas de madera tipo guillotina, brindan su calidez. Además, buena atención.

Fue buscado para filmar escenas de películas.


Lindo, como detenido en el tiempo, rodeado de casas bajas, luminoso, tranquilo.

Le falta destacar su calidad de notable entregando un folleto contando la historia del bar, del barrio. Y también le falta, a mi criterio, servilletas con el nombre del café, a los que nos gusta conservar recuerdos nos gusta ese detalle.

Hasta un próximo post.


No hay comentarios:

Publicar un comentario