Este blog no tiene un fin económico. Rescato objetos del olvido. Escribo sobre la Ciudad, sus comercios antiguos, su historia, sobre personas que ya no están y sobre lo que dejaron. Si algún comentario mío molestara a alguien, contactarse y el comentario será eliminado.

sábado, 31 de octubre de 2015

Mi noche de los museos 2015: Museo Borges, Museo Xul Solar


Museo Borges, Museo Xul Solar y un circuito que los une
Un homenaje a dos artistas amigos

Xul Solar y Jorge Luis Borges vivían cerca, se visitaban y a alguien se le ocurrió crear un circuito semi-callejero y permanente con intervenciones urbanas realizadas a lo largo del camino que ellos caminaban charlando entre sus casas. 


Museo Borges


Siempre había querido visitar el museo de Borges, pensaba que había sido su casa, pero no, él vivió al lado.   Eso no lo aclararon, no hubo visita guiada, lo supe luego. No importa, ahí están sus objetos.

Sabía que la casa que había sido de Xul Solar estaba cerca y la habían convertido en museo.

Cuando me enteré de este circuito, quise recorrerlo.  Es una buena idea pero tiene sus defectos. Primero falta información.  Podrían proporcionar volantes en alguna esquina o dentro de los museos para encontrar y leer la explicación de lo que uno ve.

En homenaje a ellos y a su amistad, siete artistas crearon  obras de arte callejeras efímeras y permanentes a lo largo de las cinco  cuadras que separan los museos de los artistas (y dos obras para exhibir dentro de cada museo).

Esperaba más del recorrido, luego comentaré lo que me pareció.



El circuito y la ubicación de las obras


El escritor y sus padres vivieron entre 1938 y 1943 en la calle Anchorena 1660 (al lado de donde ahora se encuentra el museo o Fundación Borges).  En esa casa escribió “Las ruinas circulares”.  



Comienzo del recorrido

Museo Borges
Fundación Internacional Jorge Luis Borges, Anchorena 1660.


Aquí comencé el recorrido, pantalla gigante en la vereda del Museo Borges




Gente que espera gente

Gente que espera gente y tapa placas

El peor recibimiento, un desganado anotando como en el truco los visitantes que ingresaban, con esa pose que poco invita, me predispuso mal, pero quería entrar, ver los objetos de Borges importantes para mí.

Ingresé y esta señora me prohibió tomar fotografías (segunda señal). Cuando le dije que tengo un blog y que iba a escribir sobre la visita me permitió tomar algunas imágenes, sólo de lo que ella me indicaba. Yo ya estaba de mal humor.



Sólo me dejó tomar imágenes de obras de arte colgadas en las paredes, de la escalera, pero no de los objetos que se encontraban en las vitrinas.


La orden al parecer la dio María Kodama.  Me pareció injusto y sin sentido, pero obedecí.


Contaré lo que vi sabiendo que no es lo mismo. Hay muchos manuscritos. No sabía que Borges tenía una letra tan pequeña ni que dibujaba al inicio de sus cuentos. Vi objetos suyos como pisapapeles de cristal, fotografías, condecoraciones, libros de otros, libros suyos traducidos, tazones para tomar sopa orientales, bastones.  Todo me pareció bello y merece ser visitado por aquellos que admiran su obra (a pesar de cómo tratan al visitante).


Me fui disgustada con el trato pero contenta por lo que observé y sentí.

Me esperaba el recorrido de esas cinco cuadras


Varias baldosas de las veredas que conectan los dos museos fueron reemplazadas por placas con referencias a la obra de los artistas

1


Sin explicación no se entiende

2


3


4?

Si esto es arte...
No quisiera saber cuánto cobraron por esto.

5


6


7


Abro paréntesis, me topé con un lugar que quería conocer y aproveché para hacerlo:

El patio del Liceo



Una galería de arte con lugares donde se puede tomar algo



Siguiendo el recorrido

8?


Ya no sabía si las florcitas eran parte de la muestra


9


10


La gente pasa, pisa, ni mira... no sé si esto sirve

11


12


13


14


Doce baldosas

No vi las obras en balcones, así es el arte efímero.

Las baldosas pasan desapercibidas. Falta explicación.  La gente pasa sin mirar.  



Museo Xul Solar

A pocas cuadras, en Laprida 1214 se encuentra la vieja casa familiar en la que Xul vivió junto a su tía y su madre una vez fallecido su padre en 1925.  De la casa de Xul no queda nada, fue totalmente reformada.

Muchos de los turistas que llegan a Buenos Aires suelen traer un papel con la dirección del museo anotada, lo aprecian más en el exterior.  

Es tan variada la obra de Xul que hay que dividirla en partes: su obra pictórica, su aporte a la música, sus estudios del I-Ching, su Neocriollo, la parte arqueológica, astrológica etc.

Fue uno de los artistas argentinos más reconocidos en el mundo. El edificio por su diseño vanguardista, recibió premios internacionales.




De los cuatro departamentos (dos en planta baja y dos en la planta alta) que la familia compró en 1928, hoy sólo queda la antigua fachada de estilo italiano, con grandes puertas y ventanas de cedro y los balcones de hierro forjado. 



Adentro, salvo el departamento que ocupó el artista y su esposa Micaela “Lita” Cadenas (lugar que se conserva intacto, pero que no es de acceso público) todo lo demás fue demolido y hecho a nuevo.


La obra es del arquitecto Pablo Beitía, quien vivió allí como inquilino.  Para desarrollarla tuvo el apoyo de “Lita” (quien murió en 1988) y de Natalio Povarché, el marchand de Xul.



El edificio combina cemento, madera, escaleras y mucha luz natural.  Fue inaugurado el 13 de abril de 1993.  Es lindo pero por qué demoler lo anterior?

La colección permanente de 86 obras, no se venden.  Las pinturas (mayoría de acuarelas, el elemento preferido de Xul) se entrecruzan con documentos, libros, escritos y otras creaciones.

El museo es la sede de la Fundación Pan Klub, dedicada a preservar y difundir sus trabajos.


Este museo salvó mi noche de los museos 2015.


Lleno de gente

Y me permitieron sacar fotos.

Xul propuso una modificación de la notación musical y del teclado de piano

Creó un método para tocar el piano de manera más práctica, permite el aprendizaje en menor tiempo.

Piano con teclas texturadas y coloreadas en correspondencia con los diferentes sonidos.


El panajedrez, otro invento de Xul


Muchos cuadros, con diferentes técnicas. Me gusta que están fechados.

Paisaje Bunti



Pegaso al sol

Los cuatro


Cartas astrológicas

El cuadro más impactante que vi esa noche


Acá faltaba un libro de la vitrina, me dijeron que se lo llevaron para un estudio. me queda la duda si ese objeto volverá a su lugar.

Maqueta del museo



Gestación de Jesús

Patio terraza cerrado al público

Puerta de una casa que Xul tenía en Tigre

Sagitario



La amistad

Xul y Borges se visitaban y con frecuencia, se acompañaban para prolongar la charla.  Cuentan que al llegar a la puerta de la casa familiar de Borges, comúnmente éste le decía al pintor: “Pero por favor, Xul, permítame acompañarlo ahora a usted hasta su casa”.  Y así se repetía la escena a la inversa, una y otra vez durante toda la noche. Y los diálogos se alargaban.  Hablaban de idiomas, mitos, religiones y sobre todo, de astrología, terreno de Xul.   Este recorrido dio origen al Circuito Borges - Xul Solar

La directora del circuito, Gabriela Urrutiaga, convocó a los artistas Luciana Malfatti, Ramiro Oller, Adriana Minoliti, Facundo Pires, Gala Berger, Hernán Marina y Juliana Iriart para realizar las obras.

Las más llamativas en la calle fueron las de Malfatti: dos enormes intervenciones realizadas con textiles pintados y entrecruzados entre sí, que cuelgan sobre las fachadas de la Fundación Borges y del museo Xul Solar, a manera de maraña o enredadera artificial.  No las vi.


Ideadas para ser efímeras... no me cierra

En la vereda de Laprida se suponía que habría figuras geométricas de colores brillantes pintadas por Mariano Ferrante.  

Las doce baldosas de mármol son obra de Hernán Marina.  Cada una de ellas lleva grabados extraños personajes simbólicos, típicos de la producción de Solar.

Las pinturas de Adriana Minoliti leí que cuelgan en los postes, no las vi.

Gachi Hasper, como Terán, ella tomó figuras de Xul y las representó con líneas luminosas suspendidas de los postes de alumbrado.  Dragones y grullas geométricas luchan entre los cables.

La obra de Juliana Iriart,“Camino de postas”, duró sólo unos días: espejos que se reflejaban entre sí, instalados en lo alto de postes de luz. 

Facundo Pires y Gala Berger realizaron una publicación (dicen que se puede conseguir gratuitamente en las sedes del proyecto, tampoco la vi).  A manera de guía, dicen que crearon un archivo que orienta en el recorrido (a mí no me ofrecieron nada).

Dos grandes esculturas de Ramiro Oller –ubicadas una en el jardín de la Fundación Borges, otra en el espacio central del museo Xul Solar– las que unen las ciudades laberínticas y espejadas de Borges con los intereses astrológicos de Xul y su arte.

Escultura de Oller en el Museo Xul Solar

La obra que hizo para la Fundación Borges no pude verla.  Otra coas que no entiendo. Para qué promocionan algo y lo mantienen oculto, en un patio al que no dejan acceder?


El Circuito es una buena idea, podría mejorarse.

    Xul

    Xul Solar

    Recuerdo haber leído una anécdota contada por Borges sobre Xul.  En una de esas caminatas, cierta vez se cruzaron con un perro y Xul sacó de su bolsillo una navaja a la que llamó "perrinavaja". Borges recordaba muy risueño ese acontecimiento, por la inventiva de su amigo.

    El Museo Xul Solar me pareció impecable, había mucha más gente que en el Borges, fueron más amables.  Lleno de documentación, de sus objetos.  Pude tomar fotos.  Salí del museo sabiendo más de él.

    Borges decía sobre Xul que “nunca había conocido a un hombre de tan rica, heterogénea e incesante imaginación”.  El escritor solía recordar un día de calor intenso en que llegó a la casa del pintor sobre la calle Laprida, y le preguntó qué había hecho, con tanto calor. Xul le contestó: “¡Ah, sí! Hoy fundé doce religiones después de almorzar”. Estas, en realidad, eran modificaciones de religiones existentes, reordenadas de acuerdo a la concepción astrológica del pintor, con la intención de que cada hombre pueda escoger la religión que más le convenga, de acuerdo a su estructura astral. Y no era broma.

    Borges consideraba a Xul no sólo un amigo sino también un maestro; por eso le dedicó varios escritos y conferencias, sobre todo después de su fallecimiento, en 1963. “Laprida 1214” (titulado así, con la dirección de la vieja casa familiar del pintor) fue el último texto que el escritor escribió sobre él.


    Hay una anécdota que contó el poeta Ulyses Petit de Murat cuando andaba una noche con Borges por estas mismas calles y al doblar la esquina se les aparece Xul.

    – Lo noto más alto– dice Borges.
    –Siempre me sucede Georgie, cuando se produce una coincidencia de Venus y Marte crezco unos diez centímetros– responde Xul y con toda naturalidad siguen el diálogo.

    En la esquina de Anchorena y Ecuador –donde las paralelas se cruzan– está emplazada una escultura de Luis Terán que parece un juego infantil.
Obra en 2014

Ya no está

Imagen en 2016


Xul fue uno de los representantes singulares de la vanguardia en América Latina.  En 1912 partió a Europa donde permaneció hasta 1924.  Residió en Italia y en Alemania y realizando frecuentes viajes a Londres y París. A su regreso, participó de la renovación estética propuesta por el grupo editor del periódico Martín Fierro (1924-1927).  Amigo de Jorge Luis Borges, ilustró varios de sus libros y colaboró en varios de sus emprendimientos editoriales como la Revista Multicolor de los Sábados y Destiempo.

De una vasta cultura, sus intereses lo llevaron al estudio de la astrología, la Cábala, el I Ching, la filosofía, las religiones y creencias del Antiguo Oriente, de la India y del mundo precolombino además de la teosofía y la antroposofía, entre muchas otras ramas del saber.

Se ocupó también de la creación de dos lenguajes artificiales –el neocriollo y la panlengua– y del panajedrez; propuso una modificación de la notación musical y del teclado de piano e ideó un teatro de títeres para adultos, entre muchas otras cosas.


El Panjuego de Xul Solar

El Pan juego o Panajedrez fue creado en la década de los 30. Las fichas están marcadas con consonantes (menos los peones que son números) y las casillas del tablero con vocales. De esta manera, cada movimiento del tablero produce diferentes palabras, cada pieza del juego representa a su vez un planeta, y cada posición refiere posibles efemérides o avatares en la historia.

Panlengua es uno de los dos lenguajes creados a fines de los años 50 por el famoso artista argentino Xul Solar, el otro era el Neocriollo.  El cuento “Tlön, Uqbar, Orbis Tertius” de Jorge Luis Borges, es inspirado justamente en palabras del lenguaje de la Panlengua.  Jorge Luis Borges describió así a sus obras: “Sus pinturas son documentos del mundo metafísico en que los dioses toman las formas de la imaginación que los sueña”.

Un ejemplo de sus lenguajes, en éste caso, se trata del lenguaje neocriollo, podemos encontrarlo en su obra plástica “Lu Diabo Mui”, en donde por medio de dibujos, que él llamaba grafías plastiútiles o pensiformas describe una frase conocida en su tierra, como: “El diablo sabe por diablo, pero más sabe por viejo”.

Borges, en una conferencia sobre Xul Solar que pronunció en 1975 en el Hotel Plaza de Buenos Aires, da esta explicación de la panlengua: “Vamos a suponer que todos los seres vivos tienen un nombre que empieza con `B’, de modo que si vemos una `B’ sabemos que se trata de un ser; luego vendrá una ‘A, sabríamos si ese ser es vegetal o animal; después otra letra sería una `R’, que serían los invertebrados; cada palabra se explicarla a sí misma; la dificultad de aprender ese idioma sería menor si pensamos que lo podría aprender un chico, como aprende su propio idioma. Luego, con el tiempo, se da cuenta de que simplemente hablando tiene una serie de nociones de zoología, mineralogía, botánica, de todas las ciencias, de diversas partes del idioma, que todo eso le estaba dado por las palabras…”

La panlengua puede también verse -y usarse- como una forma de taquigrafía o estenografía, instrumento útil al sintetizar.



Horarios del Museo

Martes a Viernes de 12:00 a 20:00 hs. / Sábados de 12:00 a 19:00 hs.

Visitas guiadas

Martes y Jueves a las 16:00 hs. - Sábados 15:30 hs.

Para grupos, visitas especiales y en otros idiomas.

Solicitar turno a los teléfonos (54 11) 4824-3302 / 4821-5378