Este blog no tiene un fin económico. Rescato objetos del olvido. Escribo sobre la Ciudad, sus comercios antiguos, su historia, sobre personas que ya no están y sobre lo que dejaron. Si algún comentario mío molestara a alguien, contactarse y el comentario será eliminado.

lunes, 15 de enero de 2018

Negocios antiguos: Mercado del Plata 1856-1947 (1)


Mercado del Plata

 Estuvo en la media manzana delimitada por las actuales calles Sarmiento (antes Cuyo), Teniente General Juan Domingo Perón (antes Cangallo), Carlos Pellegrini (antes Artes) y pasaje Carabelas.  La calle Artes se llamó así entre 1822 y 1907 y Cangallo entre 1857 y 1984.


Funcionó entre 1856 y 1947
En la imagen se ve la esquina del Mercado en  Artes y Cangallo (actuales Carlos Pellegrini y Perón) 

 En la imagen la carreta sale del mercado.  En frente, en la esquina Sudeste, se ve un bar con publicidades de bebidas en la pared que daba sobre Artes.  En la esquina Noroeste había una tienda, se ven maniquíes en la vidriera.  Lo que había en la otra esquina parece un bazar, se ven platos colgados.  Y en la publicidad, sobre el arco que atraviesa Artes dice "Pidan licores Cusenier".  La destilería de Licores Cusenier se instaló en Campana en 1888, por lo que la fotografía es posterior a ese año.

Imagen del Mercado


Historia

En octubre de 1856 se inauguró el Mercado del Plata, en el predio de la antigua Plaza Nueva o de Amarita o Plaza de las Artes que ocupaba (como actualmente),  media manzana, es decir, el perímetro comprendido por las actuales calle Sarmiento (antes Cuyo), calle Teniente General Juan Domingo Perón (antes Cangallo), calle Carlos Pellegrini (antes Artes), y pasaje Carabelas.

El Mercado del Plata fue el primero de la ciudad en ser cubierto y diseñado específicamente para tareas de abasto, dedicándose casi totalmente a la venta al por mayor.  Existieron con anterioridad, en Buenos Aires, edificios dedicados al mercadeo y provisión de alimentos como la Recova Vieja.

Santiago Rolleri (1829-1916), nacido en San Pedro de Frascati, Italia, fue el primer arrendatario del Mercado del Plata y fue suya la idea de crear el Mercado de Abasto Proveedor en 1889. Este empresario tuvo una importante bodega en Caballito, en la zona del Cid Campeador. Pero a él le voy a dedicar un post especial.                                 

Las carretas iban al Mercado del Plato provenientes de los partidos de San Isidro, San Fernando y las Conchas, entre otros, a vender sus productos que consistían, principalmente, en leña, madera y cañas (para ranchos), sandías, melones, duraznos, trigo, maíz, cebada, alpiste, etc. Algunas carretas se estacionaban, especialmente las de frutas y choclos, y vendían al menudeo, colocando de noche faroles, contribuyendo así a alumbrar el espacio público.

Cuando la población comenzó a crecer, las carretas que iban al Mercado del Plata empezaron a instalarse en sitios periféricos de la ciudad como el hueco de Doña Engracia o Ña Gracia.  Doña Engracia fue una negra que, a fines del siglo XVIII, se había instalado en un “hueco” lleno de pajonales que estaba delimitado por las calles Santo Tomás (hoy calle Paraguay), Monserrat (actual calle Cerrito), Santa María (hoy calle Marcelo T. de Alvear) y San Pablo (actual calle Libertad).  A pedido de los vecinos de la Parroquia del Socorro -de Juncal y Suipacha- se hizo allí una plaza que desde 1822 se llama plaza Libertad.

Cuando se demolió el Mercado del Plata, en su lugar, entre 1947 y 1962 se construyó el Edificio del Plata, obra de los arquitectos Oscar Crivelli y Jorge Heinzmann.


Imagen del Edificio del Plata que se levantó luego de la demolición del Mercado



Hasta hace poco en la esquina SE de Carlos Pellegrini y Perón también había un bar, ya cerró.


Misma esquina de la foto 


Objeto de mi colección 

Medalla por el 50° Aniversario del Mercado


Año 1906



jueves, 11 de enero de 2018

Negocios Antiguos: Cantina Caminito La Boca (3) ´60 y ´70.


Cantina Caminito La Boca 

Una persona que vi un par de veces, pero que sabía de mi gusto por las fotografías antiguas y los bares, le dejó a un familiar mío, una treintena de fotos antiguas para mí.  Me encantó el gesto. De la mayoría de los lugares tenía información, pero apareció una foto, que como si fuera un ovillo, desenrrollé y de ella surgieron historias que aquí narro. Todos estamos conectados por un hilo...


La cantina

La Cantina Caminito es una de las menos recordadas de las cantinas de La Boca, francamente, no la conocía, no aparecía en mis listados.  Cuando vi la foto de esta cantina me puse a averiguar.  Y empezaron a aparecer los primeros datos.

Funcionó entre los años ´60 y ´70 en un edificio construido en 1911 -que se mantiene bastante bien, a diferencia de los que albergaron a las famosas cantinas-.   

Pero esta esquina guarda una historia particular, en este solar nació el célebre compositor Juan de Dios Filiberto, uno de los máximos compositores de tango que tuvimos, autor de Caminito (entre otros).  Todo nos hace pensar que la cantina tomó el nombre de ese tango y en honor a Filiberto.

Esquina NO de Brandsen y Necochea cuando la cantina estaba abierta


La esquina hoy


Juan de Dios Filiberto (1885-1964), denominado el "Himalaya del Tango Argentino"

Todos alguna vez escuchamos el nombre de Juan de Dios Filiberto pero yo, admito, no sabía nada de él, así que aproveché que surgió su nombre relacionado con la cantina, para leer.  Me encantó conocer su vida de esta manera, como ocurre casi todo en mi vida, casualmente o con una serendipia.

Juan de Dios Filiberto, creador de la "Canción Porteña"

 Observar sus manos


Los Filiberto

Su verdadero nombre fue Oscar Juan de Dios Filiberti, fue un célebre músico argentino, de gran importancia para la consolidación del tango como género musical de fama mundial.  Nació el 8 de marzo de 1885 en una casa sencilla ubicada en Necochea 201 (hoy la altura cambió y corresponde al 1078, en la esquina donde estuvo la cantina Caminito).  En  esa esquina de Necochea y Brandsen recalaron los Filiberti antes de 1860.  A la calle Necochea la llamaban "cammin vëgio" (camino viejo) los inmigrantes genoveses que se habían asentado en La Boca en tiempos de la ola inmigratoria europea.  El barrio también lo componían criollos, gauchos y negros.

Tuvo sangre zeneize (genovesa) por parte de su abuelo paterno Santiago y criolla por parte de su abuela Benjamina Rodríguez que era hija de una india y un español. Sus abuelos maternos eran  ambos genoveses.

Juan de Dios fue el mayor de sus hermanos (Filomena, Otilia y Dante), se casó con una argentina de origen irlandés, Catalina Mac Namara y tuvo dos hijos, Nahuel (que significa ‘tigre’, en mapundungun, idioma del pueblo ranquel), Facundo y Queranda.  Cuando enviudó, sus últimos años los pasó con Rosa Gómez, a quien la gente bautizó como Rosita Filiberto.



Su barrio, cuna del tango

La Boca fue para algunos el barrio donde nació el tango, otros lo ubican en las zonas donde estaban los frigoríficos, donde había pulperías, payadores, guitarreros, mujeres, gauchos.  Tiendo a creer que el tango no nació en un único lugar ni en un sitio específico. 

Los inmigrantes tenían necesidad de reunirse para enterarse de las noticias que venían de su tierra natal, para compartir costumbres, etc.  Era cosa de hombres, las mujeres no podían entrar.  Pero en La Boca, zona portuaria, surgieron lugares donde los marineros y hombres en general, iban en busca de mujeres.  No tardaron en surgir problemas de competencia, celos, por apasionamiento o por exceso de alcohol.  

Los primeros sitios de este tipo que surgieron fueron los de Tancredi, Hernani (Nani) y Zani.  El más famoso era el de Tancredi, fue la primera casa de baile de La Boca.  José Tancredi, un toscano que en 1878 abrió su negocio en Olavarría 287 (donde estuvo años después la cantina La Cueva de Zingarella, hoy la esquina luce abandonada, tenebrosa).  El de Zani estuvo en Necochea y Suárez, allí tocaba la guitarra y la armónica Angel Villoldo, inspirado cantor, bailarín, compositor y poeta.  En ese antro funcionó luego la cantina Tres Amigos, en honor al tango homónimo, compuesto a su vez en honor a los amigos que se reunían allí, en otra de las esquinas  donde nació el tango.  El de Nani,  en Brown (llamado entonces Camino Real).  Otro "peringundín" fue el de Castañeda, en Brandsen.  

Hacia el fin del siglo XIX, quien tuvo a su cargo controlar los "peringundines" fue el subdelegado de la Marina de las Tres Bocas del Riachuelo., Sargento Mayor don Enrique Sinclair, de origen norteamericano.  Dicen que a las piñas "tranquilizaba" a  los cuchilleros.


Imagen de Caras y Caretas 1899

Falleció en San Isidro (Buenos Aires), el 17 de septiembre de 1904, a los 99 años de edad. Al momento de su muerte era el último de los sobrevivientes del combate naval del Juncal.  Estaba casado con Petrona Acosta. Una calle de la ciudad lleva su nombre.

En 1897, el tano Genaro actuaba en el Café-cantante del Sur, en la calle Pedro de Mendoza, donde se proyectaron las primeras películas cinematográficas. 

Francisco Canaro tocaba en el Café Royal, propiedad de un griego; Vicente y Domingo Greco tocaban en El Edén; Roberto Firpo en el Café Teodoro.  

El barrio pudo unir tango, canzonetas y operetas italianas que cantaban Felipicchio Montepusco y Renzo Tarantini.  El tango fue fruto de la orillas,  convergían en él sentimientos de gente venida de puertos lejanos.



Juan Moreira

Juan de Dios Filiberto de pequeño visitaba el interior, su tío era dueño en Lobos del perigundín  "La Estrella", donde mataron a Juan Moreira, ubicado en lo que hoy es el Sanatorio Lobos en la intersección de las calles Chacabuco y Cardoner.


La Estrella


Sanatorio Lobos 



Juan Moreira

Juan Moreira (Flores 1829 - Lobos, 1874) fue un gaucho argentino y un personaje histórico que sobrevivió en el folclore popular, su vida ya es una leyenda.

Nació en San José de Flores (hoy barrio porteño de Flores) y vivió desde niño en La Matanza. Su vida estuvo plagada de injusticias que lo llevaron a combatir varias veces y ser perseguido por la policía hasta que lo mataron en abril de 1874 en Lobos. Los restos fueron inhumados en esa localidad.

Juan Moreira, fue la novela editada en folletines entre 1879 y 1880 escrita por Eduardo Gutiérrez, que se convirtió en uno de los textos fundantes de la literatura argentina y una de las obras más importantes del romanticismo hispanoamericano.

Alguien le regaló a la familia de Perón la calavera de Moreira y Juan Domingo jugaba con ella de chico,  pero eso lo dejo para un próximo post.


Cráneo expuesto en la Sala "Centenario" del Museo "Presidente Juan D. Perón".

Imagen tomada del sitio http://lacalledelosmolinetes.blogspot.com.ar/2010/06/divertidas-aventuras-del-craneo-de-juan.html  si molesta su difusión, contactarse y la misma será removida.

En 1887 los restos de Moreira fueron desenterrados por falta de pago de impuestos.  El encargado de la tarea fue el Dr. del Mármol, quien conservó el cráneo para estudiarlo.  Del Mármol regaló el cráneo a su amigo, el Dr. Tomás Liberato Perón.  Al fallecer éste dejó la calavera a su viuda, quien la cedió a su hijo Mario Tomás que lo guardó en su casa pero al ver que su hijo Juan Domingo lo usaba para jugar, en 1928 lo donó al Museo de Luján, de donde fue trasladado en 1953 al Museo “Presidente Juan D. Perón” de Lobos. 


La carrera de Filiberto: sensibilidad a lo largo de toda su vida

Abandonó la escuela a los nueve años por mala conducta y comenzó a trabajar desde chico como albañil,  cadete de comercio, estibador y oficial tornero en los astilleros de la empresa Mihánovich en La Boca.  Siendo trabajador portuario ingresó al sindicato, adhirió a las ideas del anarquistas, y participó en las huelgas portuarias de 1907. A sus trece era temido y respetado entre los muchachos de su edad, era el pesado (guapo, peleador).

Joven y sin conocimientos musicales, organizó un grupo musical llamado Orfeón, los del Futuro.  Un amigo le regaló una entrada para la ópera La Gioconda, de Ponchielli en el Teatro Coliseo.  Al día siguiente, opinó que entre el tenor y la música no existía armonía.  Un amigo le dijo que el no entendía "nada de música".  Eso hirió su amor propio, si bien era cierto que no había aprendido música tenía oído musical y mucha sensibilidad. «En ese momento decidí mi futuro», dijo alguna vez al recordar aquella anécdota.

Buscó trabajo en el Teatro Colón e ingresó como maquinista.  Allí oyó por primera vez la música de Ludwig van Beethoven, al que desde entonces consideró su "Dios musical".

Filiberto fue de modos toscos, elemental y un rebelde,  hasta los 24 años de edad careció de conocimientos musicales.   El mismo se define diciendo: «El único gran factor para la música es tener sentimentalismo innato».

esa edad ingresó al Conservatorio de Música, para estudiar violín, teoría musical, contrapunto, piano, guitarra y solfeo, destacándose hasta conseguir una beca para estudiar con el maestro Alberto Williams. 

Alberto Williams

Alberto Williams, reconocido como uno de los músicos americanos más notables.  Nació en Buenos Aires el 23 de noviembre de 1862, pianista, compositor y educador.  Estudió en París y regresó a la Argentina en 1882.

Dirigió a lo largo de varias décadas el Conservatorio de Música de Buenos Aires, quél fundó. Fue miembro de la Academia Nacional de Bellas Artes y vicepresidente de la Comisión Nacional de Cultura. Tuvo numerosos discípulos que se destacaron.

Filiberto aprendió flauta, clarinete y guitarra, tocaba en piringundines (burdeles, lugares de baile de gente baja, de dudosa moralidad) donde se bailaba, alternaba con mujeres y los músicos tocaban para amenizar.

Alguna vez recordó sus orígenes obreros diciendo:
"Cuando ingresé al Conservatorio, yo tenía más de veinticinco años sobre mis espaldas, y mis espaldas estaban curtidas por mis tareas de estibador, herrero, mecánico ajustador y calderero batimasa. Mis dedos estaban duros y torpes para el teclado y para el cordaje".
Juan de Dios Filiberto


Fue un creador de música criolla y dentro de ese género incluyó al tango.  Muchos de sus temas, pese a tener en el pentagrama notación tanguera, resultaban, al escucharlos una estilizada fusión con aires folklóricos.

El decía al respecto: 
«Mi música es muchas cosas juntas, pero sobre todo sentimiento. Claro que en arte no basta sentir, hay que saber expresar. El arte cerebral elaborado en frío, en base de técnicas rígidas y fórmulas hechas, no es de mi cuerda. Para mí la técnica es un medio y no un fin en sí misma. Las técnicas se aprenden pero el fuego sagrado nos tiene que salir de adentro».

Continúa diciendo: 
«...Cada obra hay que juzgarla dentro del plano en la que la realizó el autor y no sacarla de allí para llevarla a planos que no le corresponden.  Los que no proceden así, hacen una crítica de mala fe. Pero a mi no me interesan las críticas de los amargados y los descreídos».
Esta fue su respuesta al rechazo que provocó entre los tangueros tradicionalistas su arte. Algo similar le ocurrió a Julio De Caro. También a Piazzolla, con quien los tradicionalistas se ensañaron.

Creador de tangos exitosos internacionalmente, a su música se la llamó "canción porteña", sin lo arrabalero que suele encontrarse en tangos de otros autores.  Su música fue un género nuevo, netamente porteño, que unió al suburbio con el campo.

El arrabal era una zona en la que se confundían ciudad y campo en gustos y costumbres.  La música que identificaba a uno y otro lado (tango, tonadas, estilos, huellas, triunfos, vidalas) confluyeron en Filiberto fusionándose con el tango, que mamó desde su propia creación.

Por razones de salud y aconsejado por José Ingenieros, médico y amigo, viajó a la ciudad de Guaymallén en Mendoza (ubicada a mil kilómetros de Buenos Aires al oeste de la República Argentina, al pie de la cordillera).

José Ingenieros

El nombre de aquella ciudad le da título su primera composición, “Guaymallén”, realizada en homenaje a un grupo de amigos. Es un tango, pero él mismo hace una aclaración: 
«El indio nada tiene que ver con el tango, pero yo quería que mi primera pieza musical llevara un nombre autóctono. Con eso quise significar el carácter nativista del nuevo músico argentino que acababa de surgir».

Recién tuvo orquesta propia en 1932 y la llamó Orquesta Porteña, agregando a los habituales instrumentos tangueros, el clarinete, la flauta y el armonio. Esta orquesta es parte del elenco de nuestra primera película comercial sonora, ¡Tango! (1933), donde aparece Filiberto dirigiéndola con sus poses y movimientos tan particulares.
.  

 ¡Tango! (1933)

Juan de Dios Filiberto dirigiendo su orquesta

En 1933, apareció en la película ¡Tango!, la primera del cine sonoro argentino.  Los cantantes de su orquesta fueron Patrocinio Díaz y más tarde se sumó Jorge Alonso.





Filiberto tuvo varios oficios y relegó otra vocación, la de pintor, en beneficio de la música.  Pero antes fue obrero comprometido con causas sociales.  Junto con Quinquela lograron reducir a la mitad los 100 kilos de peso de las bolsas en la estiba portuaria, que ambos bien conocían.

Vinculado con  pintores como Santiago Stagnaro, Fortunato Lacámera, Xul Solar y Miguel Carlos Victorica y literatos como Antonio Porchia y Roberto Mariani, Filiberto y Quinquela fueron el alma de La Boca.

Filiberto se mudó en 1932 con su familia en las cercanía de su casa natal, pero encontró residencia definitiva en la casona de la calle Magallanes 1140.


Filiberto frente a la puerta de su casa en Magallanes 1140 La Boca 



La finca de don Juan de Dios Filiberto, fue edificada hacia 1932, según proyecto del Arquitecto Eiriz Maglione, sobre las indicaciones del Maestro, quien la prefirió de estilo colonial, y para la cual diseñó luminarias en hierro forjado y mobiliario rústico en maderas oscuras.

El ingeniero José Luis Ariño, tuvo a su cargo la construcción, compuesta por seis amplios ambientes en plata baja, entrada de garaje, gran patio, galería con columnas y tejado, salón estudio, comedor, tres dormitorios, cocina y huerta, y en la planta alta, estudio, dormitorios, baulera y otras dependencias.

Sobria fachada, con portón de tablas abulonadas y balcón con barandas de madera, fue embellecido por un gran mural en cemento policromado, que sobre un motivo de Quinquela Martín ("La canción popular"), realizó el artista Constantino Yuste o Juste, además de un bajorelieve, obra del escultor Agustín Riganelli.

Techos de tejas a cuatro aguas y veleta de hierro, completan su aspecto.


La veleta está

La mansión blanca de estilo español como se usaba en la época fue famosa aun antes de ser habitada por su dueño.

En fotografias de reportajes quedaron registrados los interiores de la casa, la pérgola del patio, la parra, por ejemplo. 

Desde allí fue creciendo la fama de la "Orquesta Porteña", que luego de distintas denominaciones se convertiría en la "Orquesta Nacional de Música Argentina Juan de Dios Filiberto", que mantuvo hasta fines de la década del ochenta la impronta que le dió su creador, además de un repertorio atrayente, que despertabra ovaciones del público.

El vecindario se vestía de fiesta cuando se abrían los balcones del caserón, pudiendo escucharse a los cuatro vientos los ensayos de los recientes estrenos como "Botines viejos", "Nahuel", "La canción" y "Mi credo".

Sus composiciones 

Fue un compositor genial, sus temas se popularizaron en todo el mundo. Valgan como ejemplo: 

"Guaymallén" (1915)
 "Cura segura" (1915)
 "De mi tierra" (1916)
"Suelo argentino" (1916)
"Se recomienda solo" (1917)
 "El jilguero" (1919)
"Quejas de bandoneón" (1920)
"Quince abriles" (Vals, 1920)
"El pañuelito" (1920)
"La vengadora" (1920)
"Que me la traigan" (1921)
"La cartita" (1921)
"Mi rancho viejo" (Campero, 1921)
"El musicante" (1921)
"De mil amores" (1922)
"El último mate" (1922),.
"Amor que muere" (1922)
"Mentías" (1923)
"Brasil" (1923)
"El ramito" (1923)
"La tacuarita" (Zamba, 1923)
"Querime (sic) serrana" (Canción, 1924)
"El besito" (Estilo, 1924)
"La Vuelta de Rocha" (1924)
"Chúcaro" (Gato clásico, 1924)
"Ay Zamba" (Zamba clásica, 1924)
"María" (Vals criollo, 1925)
"Langosta" (1925)
"Amigazo" (1925)
"Amor" (Gran Buda) (Shimmy, 1925)
"Yo te bendigo" (1926)
"Caminito" (1926)
"Compañero" (1926)
"Ladrillo" (1926)
"Cuando llora la milonga" (1927)
"Saturnia" (1927)
"Malevaje" (1928)
"Comadre" (1929)
"Batarasa" (Ranchera, 1929)
"Clavel del aire" (1930)
"Linyera" (1931)
"Cariñosa" (Polka, 1932)
"La Charlatana" (Mazurka ranchera,1932)
"Botines viejos" (1932)
"Y el amor se lo llevó" (estilo)
"Pa'muestra basta un botón" (1937)
"Sainete" (sainete lírico, 1937)
"Introducción y copla" (1940)
Nahuel (1940), con A. Moresino  tango dedicado a su hijo y que llevó su nombre 
La canción (1959), con Lito Bayardo
Mi credo (1959), con J. A. Rosa
"Mi credo" (1962)



Obras sinfónicas

Rondino
Religión
Impresiones porteñas
Leyendas de la pampa
Interludio
Preludio sinfónico
Sinfonía de arrabal


La procesión de la milonga

Tuvo por letristas a Gabino Coria Peñaloza, Miguel A. Camino, Nicolás Olivari, Discépolo y Fernán Silva Valdez, entre otros.

Filiberto discutió con Coria Peñaloza, quien pretendió vengarse diciendo que la letra de "Caminito" que escribió para la música de Filiberto no pertenecía a ese pasaje de La Boca sino a uno de una localidad riojana.


SADAIC

Permanentemente luchó en defensa de los derechos intelectuales, impulsando y defendiendo la Ley de Derecho Autoral y más tarde contribuyendo a la creación de la Sociedad Argentina de Autores y Compositores de Música (SADAIC), de la cual fue socio fundador en 1936.  Entre sus producciones registradas hay obras para cámara, piano y orquesta y otras composiciones.



Su muerte

El 11 de noviembre de 1964, a los 79 años, falleció en su casa de la calle Magallanes,  El patio tenía recuerdos en las paredes y había carátulas de sus discos enmarcados cubriendo el pasillo de la galería.  Hubo producción suya que quedó inédita.  Desconozco qué ha sido de ese material. 
                  
Allí mismo fueron velados sus restos con la presencia de figuras como Francisco Canaro -en su último hálito de vida, y sostenido en pie por dos amigos-, Asuzena Maizani, Osvaldo Fresedo y los maestros Pascual de Rogatis, Pedro Sofía, Bruno Bandini y Luis Sanmartino, entre otros.

Lo lloró La Boca.  Su histórica orquesta tocó sus piezas toda la noche, mientras una multitud cubrió la plaza Matheu.  El ataúd fue llevado sobre el autobomba de los Bomberos Voluntarios; pegado a él, su gran amigo Quinquela Martín, muy cerca un joven balbuceó un discurso trunco que terminó en llanto.  La muchedumbre coreaba "El pañuelito" y desde los balcones arrojaban flores.

La gente lo acompañó desde la plaza Matheu hasta Caminito, la plazoleta de los Suspiros, Avenida Don Pedro de Mendoza, Escuela-Museo, y Avenida Almirante Brown hasta el parque Lezama.

Sonaron las sirenas de los barcos y los vecinos agitaban pañuelos blancos por quien se iba para transformarse en un símbolo del esfuerzo y de la creatividad.

La casa de Magallanes tiene aún pintado su frente (aunque ya deteriorado) el mural diseñado por su amigo Benito Quinquela Martín. 



Reconocimientos post mortem

La propiedad fue expropiada como patrimonio cultural de la ciudad en 2007.  Una calle de Buenos Aires lleva su nombre en homenaje. ​ 

En cuanto a la orquesta que fundara, en 1973 fue nombrada en su honor como Orquesta Nacional de Música Argentina Juan de Dios Filiberto, dirigida por directores, como Osvaldo Requena y Osvaldo Piro.

 Evita

En la década del 40 conoció a Eva Duarte, a quien le compuso Milonga para una Muerte, en su honor meses antes de su fallecimiento.  A raíz de s simpatías hacia el peronismo fue perseguido durante la dictadura de Pedro Eugenio Aramburu.


Discografía

Filiberto realizó muy pocas grabaciones, en su primer período fueron 24 registros para el sello Odeón 1932-1936, algunos de ellos de su autoría, como El Pañuelito, Clavel Del Aire, Bataraza, El Credo, La Charlatana y Botines Viejos, y también tangos de la guardia vieja (El 13, Re Fa Si) y otros ritmos: Valses (Visiones De La Pampa, Tus Ojos Me Embelesan, Santiago Del Estero), Milongas (Porteñita), Marchas (San Lorenzo) y Polcas (La Quinterita).

En 1941, es contratado por la RCA Victor(BMG) , dejando solo seis temas grabados, destacándose su versión de Guaymallén. 1941: RCA Víctor 

En 1958 inició una última serie de registros nuevamente en RCA culminándola al año siguiente.


Entre 1941 y 1959, veinte temas para el sello Victor, casi todos instrumentales.


Orquestas

En octubre del año 1938, la municipalidad de la ciudad de Buenos Aires creó la Orquesta Popular Municipal de Arte Folklórico, y le ofrecen a Filiberto su dirección.  Esta formación tenía más de veinte músicos y dura hasta 1948.  En ese año un decreto presidencial la sustituye por la Orquesta de Música Popular, con cuarenta músicos, continuando Filiberto con la responsabilidad de dirigirla. A partir de la dictadura militar que derrocó al gobierno del presidente Perón, en 1956, nuevamente le cambian el nombre por el de Orquesta de Música Argentina y de Cámara.

Diez años después de su muerte, y en su honor, nace la Orquesta Nacional de Música Argentina «Juan de Dios Filiberto» que fue dirigida, entre otros, por los maestros José Rosa, Osvaldo Requena, Osvaldo Piro y Atilio Stampone.


Un museo en lo que fue su casa

Juan de Dios y Quinquela Martín hicieron de La Boca del Riachuelo el símbolo de la comunión del trabajo y el arte.

Declarada Monumento Histórico Nacional
A cuatro cuadras del pasaje Caminito

Juan de Dios parado en el frente de su casa de Magallanes 1140

La casa declarada Monumento Histórico Nacional corrió riesgo de ser rematada por las deudas que tenían los propietarios del inmueble.  

Los vecinos de La Boca presentaron el proyecto en la Legislatura porteña y consiguieron la ley en 2007, pero fue vetada años más tarde por el ex jefe de gobierno, Mauricio Macri.

Los vecinos (luego de varios años) lograron que se apruebara un proyecto para convertirla en museo. Dependerá del Ministerio de Cultura de Nación con el objetivo de “reunir, conservar, ordenar, documentar, investigar, difundir, comunicar y exhibir el patrimonio relativo al autor, su vida y su obra, así como también los testimonios de su época y de su ámbito de actuación”.  La ley para convertir la casa en museo fue aprobada finalmente por el Congreso Nacional el 25 de noviembre de 2015. 


Los politicos ponen placas sobre puertas tapiadas para que no usurpen la propiedad y aplauden



La placa se la robaron, pareciera haber otra, ya no de bronce. La tapia continúa. Y el museo?

Dificultan lo fácil. Plata para cultura dilapidada en cualquier cosa. No salvan el patrimonio. 



Carlos Gardel grabó dieciséis temas suyos: 

“Amigazo”
“Amor”
“Caminito”
“Clavel del aire”
“Compañero”
“Cuando llora la milonga”
“El besito”
“El pañuelito”
“El ramito”
“La cartita”
“Langosta”
“La tacuarita” (zamba)
“La Vuelta de Rocha”
“Malevaje”
“Mentías”
“Yo te bendigo”.



Caminito, con letra de Gabino Coria Peñaloza, es su tango más famoso.  Los especialistas consideran a Malevaje, con letra de Enrique Santos Discépolo su mejor tango.  Muy populares fueron El pañuelito y Clavel del aire. 

A mi me gusta Quejas de bandoneón 


Quejas De Bandoneon ( Juan De Dios Filiberto )

Si hoy Juan y Benito vieran como está La Boca, no podrían creerlo.  De barrio de guapos, de puerto a barrio de casas usurpadas y en muchos casos, por extranjeros, calles inseguras, matanzas por nada.  

Y Hernán Lombardi había prometido mejorar la zona, hacer donde estaban las cantinas un polo gastronómico. 


Este fue el diseño que mostraron

Si no fuera por los vecinos no se hubiera logrado nada 

Mirar los años que hace que vienen batallando

http://www.conexion2000.com.ar/reclamoporcasafiliberto.htm

Cuanto dinero se gasta en el Canal de la Ciudad, en Acercarte, en pautas oficiales para sostener medios amigos y no tanto. Hay muchas injusticias todavía.

Cada día creo menos en todo.

Dándole un cierre a todo, por qué me suceden estas cosas?  por qué alguien me regala una foto y yo descubro historias? le hago estas preguntas a quienes me rodean para que me ayuden a pensar. La respuesta que más me gustó fue "para que lo cuentes" y aquí estoy, cumpliendo con eso.

Tres genios en una canción: Filiberto, Gardel y Enrique Santos Discépolo


Malevaje

Ayer, de miedo a matar
En vez de pelear
Me puse a correr
Me vi en la sombra o finao
Pensé en no verte y temblé
Si yo, que nunca aflojé
De noche angustiao
Me encierro a llorar
¡Decí por Dios qué me has da'o
Que estoy tan cambiao
¡No sé más quién soy!



Objeto de mi colección



martes, 9 de enero de 2018

48 Bar Notable Esquina Homero Manzi (1)


Bar Notable 
Esquina Homero Manzi

San Juan y Boedo

A principio de siglo XX personas de nacionalidad japonesa se emplearon en bares pertenecientes a la cadena de Café Paulista que tenía 20 bares en Capital Federal y 56 en el resto del país, para aprender el oficio.

Hacia 1914 los japoneses empezaron a poner sus propios bares.

Los okinawenses fueron dueños de varios de ellos.

El bar donde está hoy Homero Manzi fue inaugurado como Café Aeroplano en 1927.

En 1936 había 31 locales de café en manos de okiwanenses en el país.

En 1936 lo compraron los hermanos Eiko y Eizen Asato y Seigen Higa y lo llamaron Café Nippón.

 En 1940 se retiró Seigen Higa. Ingresan Isei Higa y Shinki Asato.

En 1947 se retiran los japoneses, queda a manos de un señor cuyo apellido es Álvarez.

Información extraída del libro Japón en Buenos Aires



Objeto de mi colección


47 Bar Notable El Viejo Buzón (1)


Bar Notable El Viejo Buzón

Bautizado por sus dueños como "un pedazo de tablón" en Caballito

Nació como panadería hace más de cien años y se transformó en lugar de encuentro de los vecinos de Caballito.  En la década del 80' abrió como bar.  En 1993, la Legislatura porteña lo declaró "Esquina Histórica de la Ciudad de Buenos Aires" y desde hace un par de años lo declararon Notable.


Neuquén 1100



El lugar debe su nombre al antiguo buzón de color rojo que hay en la entrada


Si me proponía conocerlo tal vez se me complicaba. Desde hace tiempo decidí que en el caso de los Bares Notables (y en algunos otros también), es conveniente que el Destino me sorprenda.

Iba yo manejando e intentando no perderme cuando recorrí la calle Neuquén en una altura por la que nunca había transitado.

Ya desde lejos veía una bifurcación y estaba atenta. Al cruzar vi el buzón y en seguida, el bar. Bajé la velocidad, miré si el tránsito me lo permitía y paré a media cuadra. Por suerte es enero y hay poco tránsito en Buenos Aires. 

Antes de bajar del auto busqué en el celular. Quería corroborar lo que a simple vista me parecía, a saber: "este bar debe ser Notable".  Y lo era. 

Lo ideal para mí es entrar, pedir un cafecito, conocer el lugar y marcharme para después escribir su historia.  Pero eran las 13:30, no había almorzado y no podría hacerlo hasta llegar a casa. 
Decidí bajar y conocerlo. Adelanto: menos mal que bajé.

Primera impresión: buena, la típica decoración, objetos que remiten a la infancia de los que nacimos en los 60' /  70'.  Muchas camisetas, luego sabría por qué.




Supe al buscar información para este post que el bar está a pocas cuadras de la cancha de Ferro Carril Oeste.  Por eso lo visitan jugadores, ex-jugadores e hinchas verdolagas aunque también poetas y bohemios.

Felipe “Toto” Evangelista  es uno de sus propietarios, quien ha sido presidente de Ferro en los años ’90.

Fue declarado Bar Notable en 2014 debido a su aporte cultural.  Allí funciona una radio (Radio Conectividad) y se organizan shows que alternan tango y rock. y ofrece una variada propuesta artística nocturna.



El Viejo Buzón fue elegido para realizar películas como "Ciudad en Celo" o la novela "Los sónicos".




Lo mejor que tiene este bar es la chica que atiende (no conozco a su dueño pero dicen que también atiende muy bien).  Amorosa. Me trajo lo que le pedí y más. Simpática. Invita a quedarse y a volver.


Mi pedido




La historia del bar.


Volveré.

Por fin un Bar Notable que justifica tal designación.


lunes, 8 de enero de 2018

46 Bar Notable El Café de García (1926) Luis Viale y Antonio Devoto (3)























Cadena de serendipias

Todo comenzó con mi deseo de conocer el Café de García, un Bar Notable ubicado en Villa Devoto.  Gracias a este bar descubrí quién había sido Antonio Devoto y me di cuenta que venía a completar otra historia que me había encantado





Café de García Sanabria 3302, Villa Devoto CABA
                         
Desde que escribo en este blog me impactaron (y mejoraron) un par de historias: la Casa del Ángel y la vida y muerte de Luis Viale, principalmente.  Constatar que esas historias están abiertas para mí todavía, ver que nuevos elementos (que descubro de manera azarosa) se van agregando para enriquecerlas, me llena de sorpresa y alegría. 

En el café de García lo que más me sorprendió fue este trozo de pared con cerámica enmarcado.  Al preguntar, el mozo me dijo que había sido parte del baño del Palacio Devoto.  Al oír "palacio" se encendieron mis antenitas.

El fragmento que encendió la mecha

Antes de visitar el bar no sabía nada de la vida de Antonio Devoto, todo lo descubrí a posteriori.   Siempre entro a historias maravillosas de manera indirecta y por cosas mínimas (al Café de García fui atraída por los comentarios de los comensales sobre sus picadas).


Antonio Devoto


Antonio Devoto nació en Italia en 1833 y llegó al país en 1850.  Instaló aquí un almacén en la calle Cangallo (hoy Perón).   Agradeceré cualquier dato que me aporten sobre la dirección y nombre de ese establecimiento.

El genovés hizo muchas obras de caridad y de bien público.  El barrio le debe su nombre, lo recuerda a diario en varios edificios importantes que aún perduran.  Y su aporte a la comunidad italiana fue muy importante.


Imagen tomada del sitio http://www.devotohistoria.com.ar/AntonioDevotoUnHombreSingular.htm si a alguien le molesta su difusión contactarse y será removida


Primer hallazgo


Antonio Devoto contrajo primeras nupcias con doña Rosa Viale, sobrina de Luis Viale (al que le dediqué un post en este blog).  Supe que estaba ante una historia que venía a completar la otra. 

Viale fue el empresario que falleció en 1871 en el naufragio del vapor América (Daniel Balmaceda dice que fue en el Villa del Salto) sucedido en el Río de la Plata al viajar a Uruguay con motivo de acompañar a su sobrino (Aurelio Viale) que padecía una enfermedad.  Pero también viajaba para festejar las fiestas de fin de año, luego de un año muy difícil debido a la gran epidemia que sufrió Buenos Aires, en la que él colaboró arriesgando su vida.  Él estaba a salvo con su salvavidas dispuesto a arrojarse al agua cuando vio a una mujer ahogándose y dicha mujer le hizo un gesto que él reconoció, un gesto masónico y en ese instante él le cedió su salvavidas.  Su cuerpo fue rescatado.  Un monumento lo recuerda en la Costanera Sur.  Fue promotor de la fundación del Banco de Italia y Río de la Plata y del Hospital Italiano. 



Luis Viale

Imagen tomada del sitio http://lavozdelahistoria.blogspot.com.ar/2015/02/blog-post.html si a alguien le molesta su difusión contactarse y será removida 

Monumento a Luis Viale en la Costanera Sur 



Murió a los 56. El cuerpo de Luis Viale se encuentra en la ciudad de Campana (según Balmaceda). 

Pobre Luis Viale

Carmen Pinedo Quesada fue la mujer salvada por Luis Viale, era sobrina del ministro Federico Pinedo padre (1855-1929).  Se casó con Marcó del Pont.




Carmen Marcó del Pont de Rodríguez Larreta 


Los Pinedo

Federico Pinedo hijo (1895-1971) y el bisnieto es quien fue nuestro presidente por un día, Federico Pinedo nacido en 1955.


Nota de color: Juanita Viale

Juanita del Carril desciende de Luis Viale según dijo su abuela, Mirtha Legrand, en un almuerzo.


Devoto, el heredero de Viale

La relación familiar de Devoto con Viale le permitió, debido al prematuro fallecimiento de Luis, acceder a la presidencia del Banco desde su formación (Viale no llegó a asumir como director del Banco que había creado, se inauguró después de su muerte).  Devoto estuvo en ese cargo hasta su fallecimiento. 

A lo largo de su vida Devoto hizo una  importante fortuna,  fue un verdadero emprendedor, colaborador en el progreso de Argentina, sin dejar de ayudar nunca a su tierra natal. 

Devoto fue dueño de grandes extensiones de tierra en el país,  fundador de pueblos, dueño de estancias, de empresas (el Mercado del Abasto en 1889 y el Mercado Ciudad de Buenos Aires, donde hoy está el Spinetto Shopping).




Loteo del barrio de Devoto



Devoto fue presidente del Banco Inmobiliario, dicha entidad adquirió en 1889 las tierras de lo que hoy en día forman el barrio de Villa Devoto, en Buenos Aires.




Cuadro dentro del bar



Cuando en 1888 se aprobó el proyecto comenzó la venta de tierras, cada lote ocupaba un cuarto de manzana, y si bien al principio la venta fue lenta y difícil, dos décadas después se construyeron residencias de las familias más prestigiosas de Buenos Aires.  El progreso de la villa fue acentuado con la llegada del ferrocarril y años más tarde, del tranvía.



Viudez de Devoto



Rosa falleció en 1896 y en 1900 Devoto contrajo matrimonio con Doña Elina Pombo.  Fue su segunda esposa quien indujo a Don Antonio a comenzar la construcción de un fabuloso palacio. 




La mansión de Devoto


El Palacio fue uno de los edificios más fastuosos del país

Imagen tomada del sitio http://arquitecto-buschiazzo.blogspot.com.ar/ si molesta su utilización contactarse y la misma será removida



El empresario Antonio Devoto mandó a construir una mansión en la villa y le encargó la obra al ingeniero y arquitecto Juan Antonio Buschiazzo (casi nada) en 1889.


Fue una costosa y espectacular mansión que sería el orgullo de el barrio, aunque no por mucho tiempo.


La empresa constructora que llevó adelante el proyecto fue la del ingeniero Alfredo Cecci.  La mansión ocupó la manzana comprendida por las calles Av. Nacional (Salvador Maria del Carril), Esperanza (Joaquín V. Gonzalez), Nueva York y San Nicolás, corazón de Villa Devoto.


El Palacio Devoto tenía una superficie de 10.238 m².  Pero los esposos Devoto nunca pudieron habitarlo, pues se terminó en 1926 después de la muerte de Devoto. Antonio murió en  1916 y su esposa en 1923.


Todo lo que se utilizó para construirlo, amueblarlo, vestirlo y decorarlo fue traído desde Bélgica, Francia, Italia y otros países de Europa. 

Cuenta una leyenda que el Conde guardó en el Palacio un tesoro, llevándose para siempre el secreto de su ubicación.



La muerte de  Devoto
                                                                                                                                                                                      
En los primeros días del mes de julio de 1916, Antonio Devoto enferma de Pulmonía.
Su diagnostico no era favorable y la enfermedad presentaba perspectivas desalentadoras. 
El gran espíritu de trabajo y su entrega lo llevan, a pesar de su estado, a requerir 
información sobre la situación de Italia en la guerra y según Luiggi Devoto, su segunda esposa
Elina Pombo para complacerlo y haciéndolo sonreír el día de su deceso le comunica que la Región
de Trento (Zona en litigio con Austria) finalmente era otra vez Italiana. 
Trento no fue definitivamente italiana sino hasta 27 años después. 
Devoto fallece el 31 de Julio de 1916. Según la partida de defunción , el médico interviniente, 
Dr. Antonio Piñero señala que el deceso se produjo a las 10 de la noche, en su casa de la calle 
Reconquista 562 de la Ciudad de Buenos Aires, por bronco pulmonía y septicemia.


El acompañamiento fúnebre partió de la casa de la calle Reconquista, 
siguiendo hasta Bartolomé Mitre y por esta hasta Florida, para continuar hacia el Norte,
hasta la Plaza San Martín; de allí seguiría por Arenales hasta Libertad y de 
esta a la Av. Quintana, hasta el Cementerio del Norte. 

A las 11.15 se rezó una misa de cuerpo presente en la Iglesia del Pilar. 



Títulos de Antonio Devoto

·       Caballero de la Órden de la Corona de Italia.
·       Caballero de la Órden de San Mauricio y Lázaro.
·       Comendador de la Corona de Italia.
·       Caballero de la Órden del Mérito del Trabajo.
·       Gran Oficial de la Corona de Italia.
·       Su último título fué el de Conde







Marqué en el mapa la manzana donde estaba ubicada la mansión de Devoto y el Café de García


Más tarde el palacio y sus exquisitos objetos de valor fueron abandonados a su suerte hasta su desenlace final.





El palacio nunca estrenado



Detalles del palacio


Antonio Devoto había dispuesto que todos los materiales que se usaran en la construcción fueran de la más alta calidad y que fueran traídos desde su país natal, incluyendo la tierra.

La relación profesional entre el empresario y el ingeniero Buschiazzo comenzó con la proyección de grandes edificios para su empresa, su villa suburbana y sus residencias privadas.


La mansión tenía cerca  de doscientas habitaciones que se repartían de la siguiente manera:



En la planta baja, sala de espera, un gran hall, cocina, dos comedores de servicio, nueve habitaciones, seis baños y dos piezas de vestidor.

En el primer piso también un gran hall, salón de honor, comedor, dos grandes galerías para cuadros, estudio, jardín de invierno, sala salón, salón para fumar y dos baños.


En el siguiente nuevamente un gran hall, capilla, sacristía, sala, loggia, escritorio, ocho dormitorios, cuatro baños y vestidor.


Por último el tercer piso, presentaba comedor, quince dormitorios, seis baños y cocina.


Tenía también un subsuelo que era utilizado como bodega y donde se encontraban las salas de calefacción.


Los interiores fueron realizados por artesanos europeos conocidos.  Abundaban mármoles, pinturas, boisseries, parqués, mosaicos florentinos, valiosos muebles y artefactos eléctricos y arañas de la más espectacular calidad.


Rodeaba la construcción una reja artistica con pilares de mampostería.


Devoto y la Generación del 80

Antonio Devoto fue miembro de la Generación del 80  y estuvo vinculado a las élites de su época.  Brindó su apoyo a los políticos que accedieron a la presidencia del país a partir de aquellos años, gracias a estos vínculos logró que algunos tramos de ferrocarril pasaran por sus campos.

En 1880, a raíz de las polémicas sobre la cuestión de la Capital Federal que finalizaron con la Federalización de la Ciudad de Buenos Aires, integró la Comisión Municipal creada por decreto presidencial junto a otros renombrados vecinos porteños -como Eustaquio Díaz Vélez (hijo), José María Bosch y Torcuato de Alvear, quien presidió el cuerpo-.


La escuela Devoto

Antonio Devoto nunca fijó su residencia en la villa y la casa que construyó en el barrio antes del  palacio (hoy sede de la Escuela Devoto), era su casa de verano a la que acudía en compañía de su esposa Doña Rosa Viale.

La avenida Salvador María del Carril en aquel entonces era conocida como Av. Nacional a 100 mts de la Plaza.  


Proyectado también por Juan Antonio Buschiazzo entre 1889 1891


La escuela fue inaugurada en 1921. El edificio es ecléctico. Pero 
tiene sus instalaciones deterioradas.  Se construyó un nuevo edificio en la misma manzana que fue inaugurado en 1983.


El Conde tendría su residencia de veraneo frente a la plaza, ocupando la manzana comprendida entre Mercedes, Nueva York, Salvador María del Carril y Gualeguaychú.


Hoy, lo que quedó de esta mansión, alberga a la Escuela 15 "Antonio Devoto", a la Escuela Municipal de Enseñanza Media N° 3 y a parte del Circuito Cultural Devoto.

La primera escuela  del barrio fue la Delfín Gallo fundada en 1894 situada en la calle Fernández de Enciso.




Biblioteca Antonio Devoto


En el año 1916 murió Devoto, quien había tenido el deseo de donar un edificio para la construcción de una biblioteca popular ó para un banco.  
En ese año el Consejo Escolar nº 17 tomó la decisión de fundar una biblioteca.  En 1934 en un edificio de la calle Nueva York y Bahía Blanca, que había sido donado por el Devoto, se tomó posesión para la creación de la biblioteca.   





                 Parroquia y Basílica menor San Antonio de Padua                                                                       
Acá descansan los restos de Devoto


Está ubicada sobre la avenida Lincoln en su intersección con San Nicolás.                          

En el año 1884 fue colocada la piedra fundamenta de la Parroquia Santa Rosa (el nombre de su primera esposa pero luego se llamaría San Antonio de Padua por Antonio Devoto) que comenzó a construir la familia Anchorena.  

Luego de estar abandonada durante varios años, la construcción fue retomada por el Conde Devoto, quien la prosiguió hasta 1915.                             

La construcción estuvo bajo las órdenes del arquitecto Maracovick; es de estilo renacentista y se asimila al de la Basílica de Superga -Italia-, los altares, el púlpito y el Santo Cristo está n realizados en mármol de una sola pieza.

La pila bautismal es una réplica de la de la Catedral de Bolonia. 

Posee lujos interiores que demandaron una inversión de tres millones de pesos.                             

Los techos y las paredes están cubiertos de frescos realizados por Luis Boni y Dante Ortolani.                             

La Iglesia fue inaugurada en 1928 gracias al gran aporte de sus vecinos, ya que a la muerte de Antonio Devoto quedó nuevamente abandonada.                               


En la cripta de estilo Napoleónico, descansan los restos de Antonio Devoto y de sus dos esposas, cuyo mausoleo está presidido por una magnífica escultura de Rubino, que simboliza el dolor.




Los restos de Devoto 
Sus restos fueron depositados en la bóveda que Antonio compartía con su hermano Bartolomé y el 18 de noviembre de 1930 son trasladados a la iglesia.


Hospital Italiano

Devoto fue promotor del Hospital Italiano que ideó Luis Viale (del cual presidió la comisión directiva).  Pero hizo mucho más obras por la comunidad italiana.


El Asilo

En Villa Devoto, en 1904  colocó la piedra fundamental del "Asilo Humberto Primo" contando con el padrinazgo del príncipe italiano Luis Amadeo de Saboya y con la presencia del general Julio Argentino Roca, presidente de la Nación y a quien estaba unido por las ideas del progreso, administración y orden.

El asilo comenzó a funcionar en 1909 y fue mantenido por Antonio Devoto hasta su fallecimiento, obra que continuó su segunda esposa, doña Elina Pombo hasta cuando murió.  Los sucesores donaron el asilo al Patronato de la Infancia, en 1934.


Filántropo y Conde


Devoto trabajó para la comunidad italiana residente en el país no olvidando jamás a su tierra de origen e impregnando de italianidad a cada uno de sus actos.   Colaboró intensamente en obras y recaudación de fondos en apoyo a la comunidad italiana siendo presidente del "Comitato di Guerra Italiano" que asistió a los voluntarios italianos que viajaban a Italia para colaborar con su tierra de origen durante la Primera Guerra Mundial.  Eso le valió en enero de 1916, pocos meses antes de su muerte, recibir el titulo honorífico de Conde, otorgado por la corona italiana.

El sueño del Conde Devoto era que el primer huésped de su palacio fuera el Rey de Italia, Vittorio Emmanuelle III, de quien había sido amigo.



El fin del palacio nunca estrenado

En 1921 falleció Elina Pombo de Devoto y el palacio quedó cerrado y abandonado pues los Devoto no tuvieron descendendientes que pudieran haberse hecho cargo de la mansión.

Así esta maravilla arquitectónica repleta de riquezas en su interior quedaba abandonada y oculta bajo un frondoso follaje por mucho tiempo.


Por más de quince años el palacio permaneció deshabitado siendo testigo del progreso del barrio.
El juzgado interviniente en la sucesión de Elina Pombo de Devoto resolvió el remate del palacio en dos partes.  Por un lado el mobiliario y sus revestimientos interiores y por otro el edificio vacío y su terreno.  Se remataron todas las obras de arte, cortinados, alfombras muebles y demás objetos de valor.  Muchas de estas reliquias se encuentran hoy en día en las casas de los vecinos.

El primer intento fracasó ya que nadie ofertó ni siquiera la base estipulada.  Columnas de mármol botticino de una pieza, cristales enteros de cuatro metros, puertas de roble, estatuas de bronce, herrajes franceses, la gran escalera de roble, dos motores para ascensor, el magnífico escritorio de palisandro y demás artículos increíbles se ofrecieron en la subasta realizada por el martillero Héctor Guerrico.

El 10 de Diciembre de 1938 lo compró en el joven químico César Tognoni, quien desde un primer momento intentó conservar la edificación.  Pero los años de abandono y encierro habían hecho estragos en la residencia y para rehabilitarla hacia falta mucho dinero.  Propuso instalar un sanatorio hospital para un público de clase media, sin embargo no encontró quien efectuara las reformas.  Pensó entonces en crear una institución de asesoramiento industrial con laboratorios para estudiar y resolver problemas técnicos.  Esa idea tampoco prosperó.  Finalmente el Dr. Tognoni ofreció el palacio al Gobierno como alternativa para su preservación, pero tampoco encontró respuesta.


Así llegó el final anunciado y la inminente demolición.  Nada quedó del símbolo del barrio, sólo la reja artística que lo rodeaba fue rescatada y reubicada en la localidad de Martínez.


La residencia fue demolida en el año 1938.  El solar se convirtió en un descampado que se subdividió en 38 lotes.  Sólo quedan unos cipreses -todavía- en pie.




La herencia de Devoto

Don Antonio Devoto falleció el 31 de Julio de 1916 sin haber tenido hijos y sin haber dejado testamento (contradiciendo la usanza de la época para personas acaudaladas) por lo que su inmensa fortuna pasó a manos de su segunda esposa, quien fue su heredera universal.

Herencia compuesta por entre muchas otras posesiones  por:

Acciones: la Sociedades Devoto y Cñia, Colonia y Estancias Trenel, Frigorífico Argentino,
   Banco de Italia y Rió de la Plata, SACI La Inmobiliaria,
Edificio en construcción en Av. Nacional y San Nicolás, Villa Devoto, ex Palacio Devoto (Palacio)
Propiedades en las calles Lavalle , Reconquista
Propiedad en la calle Gral. Paz 1773
Bóveda en Recoleta
Casa quinta en Villa Devoto ( hoy escuela Antonio Devoto)
Campos en La Pampa Central, en el territorio de Río Negro, en los partidos bonaerenses de
   Las Flores , Dolores, Bahía Blanca, Tornquist y Coronel Pringles.
Predio donde se finalizaría la construcción de la hoy Basílica San Antonio de Padua de
   Villa Devoto


Palacio Cecci

Palacio Cecci Avenida Lincoln Nº 4305/25

Aún está en pie (la foto no es muy antigua).  Fue contruído por los hermanos Cecci para Antonio Devoto, pero luego quedó muy chico, por lo que Devoto encargó el palacio que nunca habitó.

El Palacio Cecci es la sede, desde 1938, de la Escuela de Educación Especial y Formación Laboral Nº 28 ”Prof. Bartolomé Ayrolo”.  Construido según los cánones del Academicismo francés, el edificio presenta tres niveles diferenciados.  Un gran espacio de planta elíptica vincula el hall con el primer piso mediante una imponente escalera.  El interior del palacio tiene pisos de marquetería, mármoles y bronce en su escalera central y habitaciones con sus cielos rasos cubiertos de hermosos diseños, conservando parte del mobiliario original.

Campos

A principios de 1905, Antonio Devoto adquirió los valiosos campos que la South American Land Company poseía en La Pampa.  Se asoció con sus hermanos Bartolomé ("el popular") y Tomás.  Con ellos constituyó la S. A. Estancia y Colonia de Trenel.  Se subdividieron aquellos campos, entró la colonización, luego el ferrocarril cruzó aquellas tierras, dejando seis estaciones dentro de su perímetro y seis estaciones colindantes; la producción agrícola siguió en creciente progresión y a los cinco años, de las 327.500 hectáreas, 240.000 se hallaban colonizadas, y de éstas, 90.000 sembradas, que producían 80.000 toneladas de trigo.  Comparada la producción de Trenel con la del total del país en ese 1910, se concluye que por cada 1.000 toneladas producidas ese año en toda la República, 20 procedían de sus campos.

Se dice que la fortuna de Antonio Devoto era la más sólida de Sudamérica de aquel entonces.

Antonio Devoto puso en manos de su sobrino, Federico Devoto, la dirección de los 11 establecimientos de campo y centros de colonización.

La Presidencia de Don Antonio Devoto del Banco de Italia y Río de la plata duró 35 años.



Plaza Santa Rosa

Antonio Devoto donó las cuatro manzanas delimitadas por las calles Bahía Blanca, Pareja, Mercedes y Nueva York que conformaron la Plaza Santa Rosa (el nombre de su primera esposa).  Lamentablemente le cambiaron el nombre a la plaza que hoy se conoce como Plaza Arenales (aunque la mayoría de los habitantes del barrio la nombra como "Plaza Devoto").

El Ingeniero Carlos Buschiazzo, se basó en las filas de eucaliptos que atravesaban dicho predio diagonalmente para trazar las Avenidas Lincoln y Fernández de Enciso, y luego diagramar el resto del barrio.

La plaza Arenales tomó su nombre actual cuando se decidió colocar en ella un monumento al Gral. Arenales en 1908 (pero nunca se llevó a cabo).  En 1939, para el cincuentenario de Villa Devoto, la sociedad de fomento propuso colocar una placa recordatoria (ubicada en Nueva York y Fernández Enciso).

En el año 1958 se colocó la piedra fundamental del Monumento a la Bandera. Sobre esta se emplazó luego un pedestal adornado con figuras alegóricas coronado con un mástil.

Luis Perlotti reunió en las diferentes caras del monumento las figuras de los Grales. San Martín, Belgrano y Arenales. En las otras caras del monumento se encuentran las figuras de La Libertad, el Trabajo y las industrias básicas de nuestra economía, la Ganadería y la Agricultura.

También se encuentra en la plaza el monumento al fundador y benefactor de la Villa, el Conde Don Antonio Devoto, la estatua fue realizada por Antonio Zocchi.

En un principio, la Plaza Santa Rosa, estaba rodeada por un cerco de alambre, y cada cien metros, tres postes permitían el acceso al público y evitaban la entrada de los animales.

La plaza tiene bella arboleda formada por pinos, nogales, palmeras y eucaliptos, también flores como magnolias y arbustos llenos de pájaros.

Si bien Devoto es un barrio alto de la Capital, las calles se convertían en pantanos apenas caían las primeras gotas de lluvia, a excepción de Nueva York.

Poco tiempo después de fundada Villa Devoto se estableció la Estación Devoto, por aquel entonces "Estación Villa Rosa" del Ferrocarril "Buenos Aires al Pacífico" (hoy ex - San Martín). Hasta ese momento, los choferes hacían paradas "no - oficiales" en Villa Rosa a pedido de los pobladores, la siguiente estación era la de  Caseros.




El monumento a Devoto

 Plaza Arenales

 Palacio Depósito de Gravitación de Villa Devoto


A partir del año 1882, Don Antonio Devoto tomó a su cargo la construcción de una gran parte de las obras de salubridad y aguas corrientes de la capital de la República, obras que costaron más de 7 millones de pesos oro sellado y que por sí solas bastarían para demostrar la energía de carácter y el genio de Devoto.

Es un edificio de estilo neorrenacentista francés de grandes  dimensiones y con aspecto de palacio. 
El edificio posee protección estructural y la parcela se encuentra catalogada como Área de Protección Histórica. 


Depósito de Gravitación de Villa Devoto


Por ser considerada la zona más alta de la ciudad y porque el depósito distribuidor de Av. Córdoba (inaugurado en 1894) había resultado insuficiente,  en 1915 Obras Sanitarias instaló en Villa Devoto un edificio de depósito y bombeo de agua corriente, que por problemas de importación de maquinaria por la guerra demoró dos años en terminarse. 

Como consecuencia se pavimentaron las calles y los lotes se subdividieron. 

De esta forma se instalaron mansiones en la zona, algunas de las cuales ya desaparecieron.

El edificio se encuentra todavía en pie.

Aquí se filmó una película Highlander 2.  

Actualmente bajo el control de la empresa pública AySA, quien prevee realizarle una puesta

en valor en el año 2016.


Monumento a Cristóbal Colón
Encargado por Devoto

Su construcción fue impulsada por Antonio Devoto como obsequio de la colectividad a la República en el Centenario de la Revolución de Mayo.

La obra es del escultor Arnaldo Zocchi. La piedra fundamental se colocó el 24 de mayo de 1910,
pero fue inaugurado en 1921.



La figura de Colón –en mármol de Carrara– pesa 38 toneladas y mide 6,25 metros de altura.
Es la única escultura del explorador emplazada en continente americano que se encuentra mirando hacia el este.  En sus cimientos se tenía pensado abrir un museo que se dedicaría 
a la vida del colonizador. Si bien no se llevó a cabo, desde Italia llegó una piedra de la casa natal y una parte de columna romana para que formaran parte del mismo.  No sé qué ha sido de esa piedra.
El monumento conserva huellas de los proyectiles disparados durante al bombardeo a la Plaza de Mayo de 1955, cuando aviones de la Marina intentaron desalojar por la fuerza al presidente Perón.
Sobre la columna central se eleva la estatua del navegante observando al este.
En su base se encuentra el grupo escultórico que evoca su partida del Puerto de Palos, el 3 de agosto de 1492. 
Se encuentran representados en el grupo España, con una llama en su mano, cortejada por el Genio y el Océano.  En la parte posterior, se representan La fe y La Justicia, sobre la parte frontal izquierda se encuentra la Historia y La Teoría, y en la parte inferior del frente se representa La Voluntad. En bajo relieve se observa el juramento del navegante a los Reyes Católicos. 

El Monumento a Cristóbal Colón se encontraba situado en la ciudad de Buenos Aires, dentro del Parque Colón, ubicado en la entre la cara este de la  Casa Rosada y la Avenida de la Rábida hasta que una presidente decidió moverlo.

El monumento que donó molestó a un presidente, una presidente tomó nota y lo hizo desmantelar injustamente.  Sin tener en cuenta la historia que había detrás de él.




Pero a partir de este hecho, nada salió bien para esta presidente.

                

Premio Devoto
Por iniciativa del Rotary Club de Villa Devoto, se instituyó en el año 1988 el premio 
Antonio Devoto, el cual consiste en una réplica de la figura ó monumento del Conde Devoto que se encuentra en la plaza Arenales. 
Esta distinción es entregada a personalidades notorias con un mínimo de residencia de tres años en la zona y que se hayan destacado en el campo de las ciencias, las artes en todas sus expresiones ó en el servicio a la comunidad.

 La casa que habitaba en la Ciudad de Buenos Aires



 Reconquista 562 hoy
 Alguien quiso borrar el nombre de Antonio Devoto (inútilmente)


Mis recuerdos del bar (las fotos se me borraron).  Doy fe de que sirven la mejor picada. 10 Puntos. Hasta tiburón. Y el lugar, hermoso, la pasé muy bien.



       











Saludos, hasta un próximo post.